Villa Eugénie – Biarritz (Francia)

Julio 8, 2012 by marylebone  
Categoría Resto de Francia

Vista del interior

Vista del interior

En nuestra reciente visita al Hotel du Palais – (ver aquí nuestro post) – en la localidad vasco-francesa de Biarritz, tuvimos la oportunidad de conocer Villa Eugénie, su restaurante principal y parte de la oferta en restauración del palacio real reconvertido en hotel de lujo. Situado en la planta baja del hotel y con vistas al Mar Cantábrico, en concreto a la Grande Plage, el restaurante, galardonado con una Estrella Michelin, ofrece una oferta gastronómica en cocina francesa tradicional con ciertas pinceladas de modernidad impulsadas por Jean-Marie Gautier, el que  ha sido su chef durante las últimas décadas.  Una clientela de nivel alto frecuenta un restaurante que siempre ha sido considerado como uno de los mejores de esta parte del suroeste francés.

Localización

El restaurante se ubica en la planta baja del Hotel du Palais, vecino de otro de los restaurantes del mismo: La Rotonde. Al final de la Grande Plage, la dirección exacta del Hotel du Palais es:

Dirección: 1, Avenue de l’Impératrice – 64200 Biarritz (Francia)

Teléfono: +33 (0) 559 41 64 00

Web: http://www.hotel-du-palais.com/villa-eugenie.html

Ambiente

No se puede disociar el restaurante del entorno donde se ubica, el Hotel du Palais, uno de los hoteles con más solera e historia de Francia, concebido como palacio real y por el que, al margen de miembros de la aristocracia europea, han pasado numerosos personajes de referencia de todos los campos que uno pueda imaginar.

La planta baja del hotel es quizás la más llamativa y recargada en cuanto a decoración y mobiliario se refiere, reflejo de la grandiosidad del pasado. Sin embargo el restaurante, localizado en una de las esquinas de dicha planta, es un local menos pretencioso dentro de la tónica general del hotel.

Sus paredes blancas, la vista del Mar Cantábrico y las olas simétricas que llegan a la Grande Plage así como la tranquilidad y silencio que reina en su interior dan una sensación de sosiego y paz que contrasta con las mayores “estridencias” del contiguo restaurante La Rotonde sin que ello signifique que este último es ruidoso para nada.

Vista de La Rotonde

Vista de La Rotonde

El restaurante no es demasiado grande y eventualmente ocupa parte del espacio del vecino restaurante La Rotonde, eso sí, las mejores mesas de este último, aquellas adyacentes a los grandes ventanales con vistas directas al mar.

La clientela, de perfil alto o muy alto, es fundamentalmente aquella que se aloja igualmente en el hotel si bien el restaurante es lo suficientemente conocido como para atraer a clientes desde distintas localidades limítrofes del suroeste francés así como del otro lado de la frontera.

Carta

Villa Eugénie ofrece una cocina propia de la zona vascofrancesa donde los pescados, los mariscos, las carnes y los productos de la huerta cobran especial relevancia. De corte eminentemente clásico en cuanto a la oferta de platos en sí, su chef, Jean-Marie Gautier, ha sabido dar un toque de innovación y modernidad a los mismos.

La carta principal (ver aquí) es de fácil lectura y sus opciones se limitan a no más de 5 alternativas en entrantes, carnes y pescados.

Carta

Carta

En los entrantes y al margen de txangurro destacan los foie-gras, acompañados o no de productos de la huerta como los espárragos verdes; en pescados destacan los salmonetes, el salmón de l’Adour y la lubina en salsa de vino blanco; por último y en carnes es el Confite de pato – para compartir – la opción más destacada con otras como la carne de cordero o el pichón como alternativas igualmente válidas.

Una buena selección de quesos y postres, en los que destacan el Vacherin y el postre L’Instant au Chocolat para los amantes del chocolate, completa una carta de muy fácil lectura y que permite una rápida elección.

El menú L’Impératrice se ofrece en 2 versiones que incluyen cada una de ellas un entrante, una carne, un pescado y un postre al precio de € 130 por persona.

Nuestra experiencia

Alojados en el hotel durante un fin de semana decidimos escoger el restaurante para una cena para 2 personas. Se nos acomodó en el vecino La Rotonde, contiguo a Ville Eugénie, en una mesa redonda contigua a uno de los grandes ventanales con vistas al mar. Amenizaba el ambiente el sonido del piano, el cual no dejó de sonar desde que nos sentamos hasta que nos levantamos de la mesa.

Decidimos escoger platos de la carta y no optar por los menús configurados, quizás más adecuados para aquellos que tengan mucha hambre.

Empezaron sirviendo un aperitivo gentileza de la casa base de atún, poca cosa pero muy sabroso.

Aperitivo

Aperitivo

Como entrante escogimos un foie gras servido en pan brioche y combinado con huevo pochado y una salsa de trufa. A su lado un espárrago verde frito. En plato se sirvió como ración individual, más que suficiente y de un sabor increíble.

Foie gras

Foie gras

Posteriormente decidimos elegir un plato principal por persona. Por un lado los pescados, unos salmonetes en filete, servidos con arroz en tinta de calamar.

Salmonetes

Salmonetes

Por otro lado, el cordero, costillas y pata, servido con vegetales, quizás un poco más fuerte de lo que esperábamos y que, por tanto, no nos gustó tanto como el resto de elecciones.

Cordero

Cordero

Finalizamos con una selección de quesos franceses, de la zona y no tan de la zona, elegidos del correspondiente carrito que se acercó a la mesa.

Mix de quesos franceses

Mix de quesos franceses

Y para concluir un postre a base de chocolate, L’Instant au Chocolat, indescriptible para los amantes del chocolate y combinación de mousse con helado de chocolate y con una salsa con un toque de café.

LInstant au Chocolat

L'Instant au Chocolat

Previamente se nos sirvió otro postre, gentileza de la casa, unas fresas naturales con una especie de barquillo.

Fresas

Fresas

Con el café llegaron las mignardises, “tejas”, macarons y otros pastelitos.

Mignardises

Mignardises

Bodega

La carta de vinos es muy completa, de esas que pesan al cogerla, plena de vinos y champagnes franceses e internacionales en opción de botella, media botella y copa. Raro es encontrar una botella que baje de los € 30 y la media quizás se sitúa más en los € 50. Escogimos una botella de un tinto de Borgoña, recomendación del sumiller, muy suave y que maridó muy bien con la comida escogida.

Sobremesa

Ya sólo con las vistas merece la pena prolongar la comida o la cena. La verdad es que es una gozada disfrutar de un restaurante así con lo que finalizar con un combinado o un digestivo al  son del piano es imperativo.

Servicio

Muy amable y siempre pendiente de la mesa, la verdad es que a la altura de lo que uno podría esperar en un restaurante de este nivel.

Precio

Una comida o cena a la carta y con un vino de precio medio se va a las € 100-120 por persona, algo más en caso de escoger el menú degustación (€ 130 por persona sin vino).

Conclusión

Llegábamos con bastantes expectativas y la verdad es que se cumplieron. El restaurante merece la Estrella Michelin que tiene revirtiendo nuestra teoría – justificada – de que en Francia se otorgan algunas que otras estrellas con menos rigurosidad de la debida. En fin, si uno va a Biarritz y no tiene problema en darse un capricho, este restaurante es todo un “must”…

Multimedia

Fotos

Todas las fotos, junto con las que hicimos del interior del local, se pueden ver aquí, en nuestro mural de Rincones Secretos en Flickr. Si no es fácil encontrar la información os recomendamos que visitéis nuestras galerías personales en Flickr (naialor –aquí-, monthy –aquí- y marylebone – aquí-) ya que está toda la información mejor organizada por carpetas. En cualquier caso, el álbum de Villa Eugénie está aquí -.

Acceso a fotografías

Déjanos tu opinión

Escribe tu comentario...
y si quieres dejar una foto junto con tu comentario puedes coger una en gravatar!