Vino Beryna 2006 – Alicante

Mayo 22, 2009 by monthy  
Categoría Tintos Crianza

Vino Beryna - Alicante

Vino Beryna - Alicante

Etiqueta: Beryna

Año: 2006 – 14 meses de crianza en barrica de roble francés 

Variedad: Monastrell, Cabernet Sauvignon, Syrah y Merlot 

Denominación de Origen: Alicante 

Precio: Sobre los 7/9 euros

Web: http://www.bodegasbernabenavarro.com/

El vino Beryna es elaborado por una joven Bodega alicantina llamada Bernabe Navarro que se estrenó en el año 2000 y desde entonces ha conseguido ser un referente en la zona por la calidad de sus caldos. Es curioso pero últimamente no hacemos otra cosa que hablar de vinos alicantinos y es posible que cansemos un poco pero lo cierto es que, por diferentes coincidencias de la vida, parece que la región nos persigue en todo lo relacionado con el mundo del vino y del ocio. 

Hace unos días subíamos un artículo sobre otro de nuestros vinos favoritos de tierras alicantinas, El Sequé (ver post aquí) donde comentábamos virtudes y defectos de la uva Monastrell. Pero otro artículo más cercano en el tiempo, tenía como protagonista al Vino Puerto Salinas (ver post aquí) con la que goza de muchas similitudes ya que comparte localidad de los viñedos y tradición familiar.

La Bodega

Tal y como comentábamos, la Bodega se encuentra situada en Villena, a unos 60 km de Alicante, en plena Sierra de Salinas. Trabajan fundamentalmente la uva monastrell aunque también cuentan con cepas de Cabernet Sauvignon, Merlot y Syrah. El clima mediterráneo de la zona y los suelos arenosos y pedregosos permite que se desarrollen mejor estos tipos de uva. 

Cuentan con cuatro etiquetas diferentes pero todas ellas tienen como protagonista principal la monastrell (entre 50 y 60% aproximadamente). Su vino más mimado es el Beryna Selección que llega a tener 20 meses de crianza. Pero el más conocido es el que nos ocupa, el Beryna a secas (60% monastrell) que emociona desde el primer sorbo. El primero cuesta sobre los 15 euros y el segundo, la mitad. Ambos cuentan con 93 puntos en la Guia Peñín y los principales críticos del país andan enamorados de su calidad. Desde luego, es un vino con una de las mejores relaciones calidad/precio que hemos probado y representa muy bien nuestra idea de trabajar y dearrollar esta sección del vino en Rincones Secretos.

Los otros dos vinos de la Bodega son el Casa Balaguer con 16 meses de crianza y de similares características del Beryna; y el Dulce Chistina, que es el vino más sencillo de la Bodega. 

Recientemente hemos disfrutado de dos cenas en diferentes tipos de restaurantes, ambos más que recomendables. En sus cartas de vinos los dos restaurantes incluían este vino y lo ofrecían por el mismo precio (18 euros). Se trata de Las Tortillas de Gabino (ver post aquí) y el italiano Don Giovanni (ver post aquí). Y esto es lo que nos gusta destacar. Se trata de sitios jóvenes pero realmente preocupados por equilibrar sus cartas de vinos y ofrecer diferentes opciones bien ajustadas en precio, sin renunciar a un interesante margen de ganancias. Nos gustan los Riojas y Riberas, eso no lo negaremos nunca pero preferimos siempre los sitios que tienen mayor amplitud de miras porque todos salimos beneficiados.

Pasando a la cata del vino, lo primero que hay que destacar es la bonita etiqueta, fruto del diseño de Olga Navarro, copropietaria de la Bodega. Nada más abrirlo, la monastrell ataca y asusta por su imponente grado de alcohol pero muy pronto se va haciendo más amable hasta hacernos olvidar las sensaciones iniciales. Sin duda, recomedamos abrirlo como mínimo 10 minutos antes de consumirlo.

Tiene una nariz muy compleja, con muchos aromas fáciles de identificar lo que hace esta fase muy divertida para todos los que nos gusta este mundo. Al principio, la fruta madura se impone claramente a la madera pero, poco a poco, los tostados y vanillas van apareciendo. Tiene bastantes similitudes con El Sequé y es más interesante que Laderas del Sequé que sería el caldo comparable en precio de la otra Bodega. Como anécdota comentaremos que, no sé si será por el reciente regimen de comidas o por mi parada provisional en saborear buenos Habanos (esto del deporte me está matando) pero juraría que el cacao y el aroma a “Puro Habano” están presentes en este vino.

En boca es una maravilla, suave, potente, con paso largo y muy dulzón. La acidez diría que es media al igual que su cuerpo. Se siente la fruta, la frescura y el equilibrio perfecto con la madera. Es una auténtica delicia cada vez que tomamos un sorbo. 

Resumiendo, un vino increíble tanto en aromas como en boca como en precio. Los pocos que queden con prejuicios por las regiones buenas y malas de España para elaborar vinos, les animo a que prueben este caldo y luego opinen. Por favor, no dejéis de probarlo y de disfrutarlo!

Valoración 9,5/10

Déjanos tu opinión

Escribe tu comentario...
y si quieres dejar una foto junto con tu comentario puedes coger una en gravatar!