Castillo de Windsor – Londres (Reino Unido)

Enero 12, 2011 by marylebone  
Categoría Gran Bretaña

Vista del ala privada del Castillo de Windsor

Vista del ala privada del Castillo de Windsor

Hacía años que no lo visitábamos, más que los que han transcurrido desde el incendio que asoló parte del mismo en 1992 pero hemos podido comprobar in situ por qué el Castillo de Windsor sigue siendo una de las principales atracciones turísticas del Reino Unido.  Windsor es un pequeño pueblo del condado de Berkshire, en los alrededores de Londres (ver aquí nuestro artículo general sobre la ciudad) con lo que la excursión a Windsor se puede hacer en el día sin ningún problema.

Para llegar a Windsor los medios más aconsejables son el tren desde Paddington Station o por carretera bien vía autobús o automóvil particular. En cualquier caso el viaje no pasa de 30-40 minutos haciendo de esta una de las  excursiones más cómodas desde la capital británica.

El castillo es uno de los más antiguos de todo el Reino Unido, datando del siglo XI cuando el Rey Guillermo El Conquistador lo erigió como fortaleza defensiva que sirviese como defensa de la ciudad de Londres.

La Reina Victoria dando la bienvenida a los visitantes

La Reina Victoria dando la bienvenida a los visitantes

Historia aparte, el castillo de Windsor sirve hoy como residencia oficial, una de las más frecuentadas por la Reina Isabel II junto al Palacio de Buckingham o los castillos escoceses de Balmoral y Holyrood.

Una de los grandes atractivos del Castillo de Windsor es que puede ser visitado en su gran mayoría, excepción hecha de las zonas que la Reina Isabel II tiene habilitadas como residencia.

Situado en una colina en pleno centro del pueblo de Windsor, el castillo se divisa desde la lejanía debido a su tamaño y extensión. Rodeado por jardines el conjunto resulta impresionante y no deja a ningún visitante indiferente.

El Castillo de Windsor rodeado de jardines

El Castillo de Windsor rodeado de jardines

Si bien la visita en grupo numeroso conviene reservarla con antelación, normalmente no hay problema en cerrar la individual en el último momento. Esto último se puede hacer, bien reservando las entradas por Internet y recogiéndolas en el lugar o recibiéndolas de antemano por correo, bien comprándolas in situ. No siendo baratas – aproximadamente salen por unas ₤ 15 para un adulto y con descuentos para los grupos habituales de niños y personas mayores – tienen el aliciente de poder ser reutilizadas los siguientes 12 meses e incorporan  gratuitamente la audio guía para recorrer el castillo. Ver aquí la página web del Castillo de Windsor para mayor información.

Hemos hecho un video de la entrada en el Castillo de Windsor que se puede encontrar bajo estas líneas.

La visita al castillo comienza subiendo la colina para encontrarse con el primero de sus símbolos: una impresionante Torre de forma redonda, cimentada en roca y que en su día estuvo rodeada de un foso de agua que la hacía prácticamente inexpugnable en épocas de contienda bélica.

Vista de la Torre Redonda desde el exterior

Vista de la Torre Redonda desde el exterior

El entorno de la torre no deja de sorprender hoy en día por su belleza y su misterio.

Cascada natural

Cascada natural

Dejando la torre atrás la primera vista del castillo es justamente el ala privada del mismo, el lugar donde se encuentran las estancias privadas que no pueden ser visitadas. Nos quedamos únicamente con la vista desde la distancia, destacando sus jardines y la Guardia Real que custodia sus entradas, con cambios al uso de los que uno puede ver en Buckingham Palace.

Cambio de la guardia

Cambio de la guardia

Una vez pasada esta primera toma de contacto, lo siguiente es disponerse a ingresar en interior del castillo si bien antes podemos gozar de la espectacular vista de los alrededores desde las alturas.

Vista del Támesis desde el castillo

Vista del Támesis desde el castillo

Llegados a este punto uno no puede tomar ninguna foto ni hacer ningún video del interior, algo bastante estándar pero no por ello menos lamentable desde el punto de vista de reflejar el esplendor del castillo.

Otra estampa típica del castillo

Otra estampa típica del castillo

Dividiríamos la visita en 2 grandes zonas que ocuparán la mayor parte de la misma: las estancias de Estado – State Apartments – y la Capilla de San Jorge.

Antes de empezar con las estancias de Estado y como aperitivo previo uno puede disfrutar de otros alicientes del castillo. En primer lugar, la casa de muñecas de la Reina María, una reproducción fidedigna en miniatura de una  residencia real del S.XX y en donde todo está cuidado hasta el último detalle.

A continuación, la colección permanente de dibujos, propiedad de la Colección Real. Bocetos de Miguel Ángel o Leonardo da Vinci acompañan a colecciones temporales como la actual sobre fotografías de la Familia Real en el S.XX.

Previo al ingreso en las mencionadas estancias de Estado el último recorrido tiene como protagonista a las porcelanas y cerámicas propiedad de la Corona, colecciones únicas de piezas de casas francesas e inglesas.

A partir de ese momento y tras subir una escalinata flanqueada por armaduras es el momento de descubrir los State Apartments. No se abren todo el año así que conviene saber de antemano cuales son los días en los que no están abiertos al público.

En dicho recorrido se  recorre más de una decena de salas y salones, mezcla de habitaciones, comedores y salones varios en los que a la belleza del espacio se suma la de los objetos, particularmente el mobiliario y los cuadros, que decoran los mismos. Adicionalmente se visitan otros espacios variados dedicados a algún tema en especial, desde los objetos traídos desde distintas colonias a las más impresionantes colecciones de armas.

El recorrido no merece perder detalle y toda explicación posible de la audio guía merece la pena ser escuchada como un factor enriquecedor de la visita. Quizás lo que más llama la atención son los cuadros que cuelgan de las paredes. Desde los maestros holandeses a Rubens, pasando por Brueghel el Viejo o Canaletto, las paredes de las estancias son una pinacoteca en sí misma.

No podríamos particularizar en ninguna estancia en concreto ya que, incluso considerando las que se rehabilitaron después del incendio de 1992 uno no sabría cual escoger como favorita.

Después de 1 hora aproximada de recorrido por esta zona, es el turno de salir del interior del castillo – después de haber apreciado no sólo su interior si no las vistas desde el mismo – para seguir la visita con la Capilla de San Jorge, la otra de las grandes atracciones de Windsor.

Detalles decorativos de una de las puertas

Detalles decorativos de una de las puertas

Lástima no poder visitar los jardines del Castillo, repletos de fuentes y estatuas, excepcionalmente cuidados y reservados, al igual que las estancias, para  las visitas de Estado y otras recepciones de la Reina en el castillo.

Espacio ajardinado del Castillo de Windsor

Espacio ajardinado del Castillo de Windsor

La visita continúa hacia la Capilla de San Jorge, fundada en el S.XIV por Eduardo III.

Capilla de San Jorge

Capilla de San Jorge

Nacida como lugar de culto real es igualmente la capilla de la conocida como Orden de la Jarretera, la orden de caballería más antigua y prestigiosa del Reino Unido.

Lema de la Orden de la Jarretera

Lema de la Orden de la Jarretera

Se trata de una capilla gótica bastante grande y que impresiona tanto por su exterior como por su interior. Al margen del culto y las grandes celebraciones reales como varios de los matrimonios de distintos miembros de las distintas dinastías y casas reales, uno de los principales usos ha sido tradicionalmente el de servir de lugar de enterramiento para los monarcas, sus cónyuges e hijos.

Fachada principal de la Capilla de San Jorge

Fachada principal de la Capilla de San Jorge

De Enrique VIII a Isabel I, la Reina Madre, una retahíla de restos mortales reposan en las tumbas y mausoleos de la Capilla de San Jorge.

Igualmente impresionante que las estancias de Estado, sin duda nos quedamos con el coro, en madera y con toda la parafernalia heráldica de los miembros de la Orden de la Jarretera antes mencionada.

Abandonada la capilla es momento de dirigirse a la salida, sin duda, después de casi 2.5 horas de inmersión en la historia viva de la monarquía británica, su historia, su simbología y su legado, a través de los espacios y objetos que conforman el castillo de Windsor. Ah, y hablando de Windsor, pronto hablaremos del pueblo ya que no todo iba a ser el castillo…

Multimedia

Fotos

Todas las fotos del Castillo de Windsor, se pueden ver aquí, en nuestro mural de Rincones Secretos en Flickr. Si no es fácil encontrar la información os recomendamos que visitéis nuestras galerías personales en Flickr (naialor –aquí-, monthy –aquí- y marylebone – aquí-) ya que está toda la información mejor organizada por carpetas. En cualquier caso, el álbum del Castillo de Windsor está aquí -.

Acceso a fotografías

Vídeos

Para ver los vídeos del castillo:

Comentarios

3 Respuestas to “Castillo de Windsor – Londres (Reino Unido)”
  1. kelly lopez dice:

    Que bonitas imagenes del castillo de windsor, es muy hermoso , se va tan radiante lleno de frescura y tranquilidad. me gusta mucho.

  2. rosita dice:

    pensar que estuve alli!!

  3. rosita dice:

    es maravilloso y toda inglaterra lo es!!! me quede con ganas de ver mas de ese pais.algun dia volvere!!estuve el 29 de septiembre,es inolvidable!

Déjanos tu opinión

Escribe tu comentario...
y si quieres dejar una foto junto con tu comentario puedes coger una en gravatar!