Restaurante La Bombi – Santander

Julio 18, 2010 por monthy  
Categoría Cantabria

Entrada al restaurante

Entrada al restaurante

Dentro de nuestra reciente visita fugaz a Santander pudimos conocer este magnífico restaurante situado en el barrio de Puerto Chico. Lo cierto es que no fue nuestra primera opción ya que teníamos ganas de conocer la Taberna del Puerto pero nuestra visita fue un lunes y dado que este último estaba cerrado nos decantamos por la opción del que vamos a escribir en el presente artículo. Por desgracia, íbamos con demasiadas prisas y no pudimos disfrutar de una buena comida tal y como merecería el lugar pero sí pudimos comprobar que las buenas referencias del lugar son totalmente merecidas y todos los platos que probamos nos encantaron.

El curioso nombre de La Bombi procede de la historia del local. En el año 1934 había un mesón en ese mismo lugar que se llamaba “La Bombilla” y cuando Boni Movellán abrió este restaurante decidió ponerle ese nombre. Actualmente, son sus hijos Boni y César los que llevan el sitio y nosotros tuvimos la suerte de que nos atendiera de maravilla el primero de ellos.

La cocina del restaurante es de corte totalmente tradicional y su único objetivo es ofrecer a los clientes la mejor materia prima día tras día. Como suele ser habitual en los mejores restaurantes de la ciudad, ellos tienen sus propios proveedores que son los que le ofrecen los pescados y mariscos frescos del día por lo que la mejor opción es dejarse recomendar por sus responsables.

La barra merece mención aparte, totalmente abarrotada durante todo el tiempo que estuvimos. Sin duda, tomar unas tapas de pie es una de las opciones más recomendables. No pueden faltar en ellas las rabas (calamares fritos) o las almejas a la sartén o, por supuesto, las espectaculares anchoas procedentes de los mejores lugares de la costa cantábrica. Read more

Restaurante Lasal – Santander

Vista exterior

Vista exterior

Hemos conocido el restaurante Lasal en plena fase de cambios ya que uno de los artífices del éxito en los últimos tiempos, Koldo Iriarte, ha abandonado recientemente su trabajo en el restaurante y los nuevos responsables están asimilando su marcha y adaptándose a la nueva realidad. Lo cierto es que cuando llegamos al lugar, sufrimos una cierta decepción ya que Koldo mantenía una magnífica relación con mi acompañante, J. R. y tenía un especial interés en que conociéramos el gran trabajo realizado por él como maitre del restaurante.

Superado el malentendido inicial, no queda otra que hablar bien de este lugar. Fuimos a cenar un domingo por la noche y apenas había tres mesas ocupadas. Sin embargo, tanto el servicio como la comida fueron magníficos y pudimos disfrutar de una cocina honesta y en un ambiente muy agradable.

El restaurante ofrece una cocina más atrevida que la mayoría de los restaurantes de la zona, con toques originales pero siempre respetando la materia prima y los platos tradicionales de la cocina del Cantábrico. La decoración es elegante y moderna y en ella sobresale la espectacular Bodega acristalada que se puede apreciar desde casi todos los rincones del salón principal. Read more