Ristorante Sardegna – Roma (Italia)

Vista del restaurante

Vista del restaurante

En una ciudad a la que hemos dedicado tantos artículos como es Roma (ver aquí nuestro artículo general sobre la ciudad) no queríamos dejar pasar la oportunidad de comentar el que es, a nuestro juicio, uno de los mejores restaurantes para tomar pescados y mariscos en la Ciudad Eterna. Situado en las proximidades de la Via Veneto y en la calle que le da nombre, el restaurante no podía hacer otra cosa que ofrecer cocina sarda. Especializado en pescados y mariscos, el restaurante ofrece adicionalmente productos típicos de Cerdeña – carnes, quesos y vinos – muchos de ellos abastecidos a diario desde la isla mediterránea. Un ambiente selecto pero relajado hacen del restaurante el idóneo para celebrar una comida o cena de negocios y, en segundo lugar, con familiares o amigos.

Localización

El restaurante se ubica en la Via Sardegna, una calle perpendicular a la popular Via Veneto. Calle silenciosa, refinada y repleta de restaurantes, está situada en un lugar idóneo debido a la cercanía de los mejores hoteles y atracciones turísticas y comerciales de la ciudad.

Dirección: Via Sardegna, 34/36– 00187 Roma

Teléfono: +39 (0) 6 420 16 296 / +39 (0) 6 429 17 781

Web: n.d.  

Ambiente

El restaurante se estructura en una única planta a ras de suelo con diferentes ambientes. Cocina a la vista y mesas de madera de distintos tamaños son las características de un restaurante que si bien de apariencia simple y clásica goza siempre de un ambiente refinado y elegante.

Vista del interior

Vista del interior

Siempre tranquilo, es el escenario perfecto para una buena conversación, contando con una acústica del todo reseñable.

Carta

Si algo se puede destacar de la oferta del restaurante es la calidad y frescura de sus productos, particularmente los pescados y mariscos, traídos a diario del mar a la mesa. Como pasaba con Piazza Caprera, restaurante napolitano en el barrio de Parioli de Roma (ver aquí nuestro artículo), el fuerte reside en los pescados y mariscos mediterráneos, eso sí, no expuestos y a la vista como en el susodicho restaurante.

La oferta consiste básicamente en antipasti, pastas, pescados y carnes. Entre los antipasti destacan los mariscos, particularmente las ostras y las cigalas así como los tartares, en particular el de atún, y los carpaccio; las pastas combinadas con mariscos y pescados son otra muy buena opción, en particular los spaghetti con erizos de mar, una de las especialidades de la carta; en pescados, lo más abundante en cuanto a oferta, destacan los peces típicos de la isla como el “Dentice” (Pargo Rojo), la “Orata” (Dorada) o el “Rombo” (Rodaballo), unidos a otros como el atún, el pez escorpión, etc.; por último y en carnes destaca el cabrito, preparado con cardo y azafrán.

Completan la carta una variedad de quesos de procedencia sarda en su mayoría así como un buen surtido de dulces.

Nuestra experiencia

Guiados por un local – de otra manera no hubiésemos dado con este restaurante – la experiencia fue más llevadera y más fácil, particularmente a la hora de elegir la comida. Antes de narrar nuestra reciente vivencia en el restaurante decir que nos quedamos gratamente sorprendidos cuando, nada más instalados en la mesa, aparecieron por la puerta del local, 2 o 3 tipos portando un atún de dimensiones descomunales, el cual tuvieron la gentileza de mostrarnos.

Animados por dicha anécdota y por la buena prensa previa, decidimos elegir una selección de platos a base de pescado. Comenzamos por una especie de anémonas de mar – ortiguillas – y una especie de guiso de pulpo, platos bastante abundantes y fáciles de compartir.

Posteriormente decidimos pasar al tartare, habiendo escogido el de atún – la buena muestra traída nos impulsó definitivamente a elegirlo – y el de pargo rojo. En los principales hubo división de opiniones pero nos quedamos sinceramente con la dorada cocida y, especialmente, con los spaghetti con “Ricci di Mare”  (erizos), todo un descubrimiento.

Para acabar pedimos un surtido de postre, acompañado de varios licores sardos e italianos.

Bodega

La oferta se centra en caldos sardos, muchos de los cuales se encuentran como muestra en las estanterías del comedor. Blancos, tintos, de postre, etc. la selección es extensa y conviene dejarse aconsejar por el servicio de la casa.

Sobremesa

Por su tranquilidad es un sitio idóneo para mantener una buena conversación. Con más opciones en vinos dulces de postre y licores que de combinados, Sardegna invita a la charla de negocios o entre amigos.

Otra vista del interior

Otra vista del interior

Servicio

El servicio destaca por su gentileza, desde que uno entra por la puerta del local hasta que abandona el mismo. Siendo la carta compuesta de variedades en su mayoría regionales la verdad es que el servicio es de gran ayuda en cuanto a su papel de “prescriptor” se refiere, tanto en la comida como en el vino.

Precio

Una comida o cena a la carta, con vino, se sitúa entorno a los € 50 por persona, una cifra que podría verse incrementada de pedir algún tipo de marisco en especial que hiciese subir la misma.

Conclusión

Del estilo de nuestro comentario acerca de Piazza Caprera, el Ristorante Sardegna es una muy buena recomendación para aquellos que busquen restaurantes distintos en Roma, lejos de aquellos que ofrecen una verdadera “experiencia romana” y de aquellos otros más enfocados en una cocina romana o nacional, bien en su condición de pizzería, trattoria o simplemente “ristorante”.

Déjanos tu opinión

Escribe tu comentario...
y si quieres dejar una foto junto con tu comentario puedes coger una en gravatar!