Hotel Casa Angelina – Praiano – Costa Amalfitana

Hotel Casa Angelina – Praiano – *****

Dirección: Via G. Capriglione, 147 – 84010 Praiano (SA) Amalfi Coast – Italia

Teléfono: +39 089 813 13 33

Web: http://www.casangelina.com/

Casa Angelina es un hotel de diseño perteneciente a la lujosa cadena Stein Hotels siempre muy recomendable para encontrar alojamiento en diferentes ciudades europeas. Se encuentra situado en Praiano, un pequeño pueblo pintoresco a escasos 10 minutos de Amalfi y Positano. La situación es muy buena para pasar unos días recorriendo la preciosa Costa Amafitana (ver artículo de Rincones Secretos - aquí -)

En una primer vistazo a su web, una de las cosas que más llama la atención del hotel, es la situación idílica, al borde de un acantilado, con unas preciosas vistas al mar. Sin embargo, es justo decir que las fotos no hacen del todo justicia, ya que no se encuentra en primerísima línea de mar. Las vistas son maravillosas, de eso no hay ninguna duda, pero existen unas pequeñas casas bajas entre el hotel y el mar que, aunque no perturban el espectáculo, provocan un pequeña decepción en la primera impresión general del hotel.

El hotel es pequeño, coqueto, de diseño minimalista, decorado en tonos claros, con un olor fantástico que cautiva desde el primer instante. Tan sólo cuenta con 39 habitaciones, clasificadas en ocho tipos diferentes según su tamaño y tipo de terraza. Se encuentra dentro de lo que se podría considerar Hotel Boutique. Además, tiene una bonita colección de arte con piezas de escultura de artistas como Tim Cotterill, Gina Nahle y Sergio Bustamente. También hay figuras acristaladas con materiales procedentes de la conocida isla veneciana de Murano.

Las habitaciones son muy bonitas, sencillas y no demasiado espaciosas pero cuentan con bastantes detalles. Dependiendo de la habitación elegida se pueden tener vistas al mar mejores o peores pero casi todas tienen visión directa del precioso Mediterráneo. Los baños no son grandes pero cumplen perfectamente, especialmente las duchas con sus grandes alcachofas. Nosotros estuvimos alojados en una habitación del tipo Relaxing sea view, es decir, de las de mitad de tabla, ni las mejores ni las peores y nos pareció francamente bonita, especialmente las vistas frontales al mar. Lo que menos nos gustó fue que, si estás tumbado en las hamacas de las terrazas, apenas puedes disfrutar de las vistas debido a la elevado altura del muro (lo mejor habría sido hacerlo de cristal y asunto resuelto).

Los servicios de restauración se limitan a un fantástico restaurante que sólo abre por las noches, llamado Un piano nel Cielo del que hemos subido artículo aquí y a un snack bar en la piscina del que deberíamos prescindir sin ningún tipo de reparo, no sólo por su escasa carta sino también por su baja relación calidad/precio.

El desayuno no está incluido en el precio y puede ser continental o americano. Lo sirven en el mismo salón del restaurante comentado anteriormente. Nada más salir del ascensor, todas las mañanas te reciben con una sonrisa magnífica y es una buena forma de empezar el día. No es muy variado pero la calidad es buena. La diferencia básica entre un tipo de desayuno y otro son los platos con distintas variaciones de huevos. Uno cuesta 12 euros por persona y el superior 16 euros. Por supuesto, la opción de desayunar en las terrazas de las habitaciones es digna de tener en cuenta.

El hotel tiene un pequeño gimnasio con sauna y SPA. Realmente, tiene tan sólo cuatro máquinas modernas, una pequeña piscina climatizada con unos pequeños chorros y poco más. Casi siempre estuvo vacío por lo que tampoco era necesario mucho más. Resulta muy agradable pero resulta curioso que, hoy en día, a cualquier cosa le llaman SPA.

También hay varios tipos de tratamientos de belleza pero el coste es bastante elevado ya que oscilan entre los 90 y los 120 euros por 45 minutos. Probamos alguno de ellos y fue muy gratificante. Básicamente hay masajes relajantes y terapéuticos, tratamientos faciales, tratamientos del cuerpo y servicios de manicura y pedicura. Tampoco tuvimos problema al reservarlos según llegamos al hotel.

Respecto a la zona de piscina exterior también es bastante pequeña. Nos gustó mucho la decoración, la atención continua del personal y la sensación agradable que se respiraba. Pero hay pocas hamacas y están demasiado juntas. 

Para llegar a la playa hay que bajar más de 200 escalones (obviamente, el problema no es la bajada sino la posterior subida) y la zona no es demasiado agradable. Es una playa pública (como todas en el país transalpino) y en las fechas de nuestro viaje había bastante gente.

El hotel cuenta con una pequeña zona reservada pero no está en la misma playa. Además, la playa es de rocas como suele ser habitual en la costa y no es demasiado agradable.

La mejor cualidad de este hotel es, sin ningún genero de dudas, el equipo humano que forma su plantilla. Todos tienen una sonrisa en la cara durante todo el día y están dispuestos a ayudar con el fin de conseguir que la estancia sea perfecta. En este apartado sí que merecen un 10 de valoración. Especialmente, quiero felicitar a Gerardo, que habla español perfectamente y su labor con nosotros fue increíble.

El hotel cuenta con un barco privado muy bonito (“Master Angelina”) capitaneado por una persona de su plantilla que se llama Giancarlo. Se puede reservar medio día o el día entero (450 o 700 euros, respectivamente). En él pueden ir varias personas y el recorrido es totalmente personalizable en función de los intereses del cliente. Desde ir a pasar el día a Capri hasta recorrer la Costa Amalfitana. Incluso, se puede reservar por la tarde-noche para un paseo nocturno por ese maravilloso lugar. Recomendamos especialmente esta opción ya que ofrece algo diferente, pudiendo cenar en un restaurante al que sólo se puede acceder por barco (Ver el artículo de La Conca del Sogno - aquí -) e incluso permite la opción de bañarse en el mar a la luz de la luna.

Otra buena opción que ofrece el hotel para visitar la isla de Capri es contratar un recorrido que se inicia en la playa del hotel, pasa por Positano y en un barco reducido (no más de 10 personas) recorre parte de la costa. Posteriormente te deja un tiempo libre para ver la isla y luego te vuelve a recoger para bordear la isla en barco pudiendo visitar las diferentes grutas. El coste es 50 euros por persona y se puede hacer todos los días.

El hotel cuenta con un servicio de transfer gratuito a Positano durante el día así como parking propio bastante reducido pero más que suficiente. Además, si existen problemas para aparcar sólo hay que dejar las llaves del coche en la recepción y ellos se encargan de todo.

En cuanto al precio, es elevado. En general, los hoteles de la Costa Amalfitana (por no decir de toda Italia) son muy caros y si nos situamos en este marco, el hotel presenta una buena opción relación calidad/precio ya que no olvidemos que se trata de un cinco estrellas. En temporada alta los precios de las habitaciones medias se sitúan alrededor de los 300 euros/noche. La habitación que nosotros escogimos nos salió algo más cara pero dentro de ese orden de precios. La reserva se puede efectuar a través de la web del hotel donde se puede ver rápidamente las diferentes posibilidades de precio y tipo de habitaciones.

Como puntos negativos debemos mencionar la lentitud a la hora de arreglar las habitaciones ya que todos los días, a la hora de comer, seguían sin hacerlas. Además, había muchas hormigas que no terminaban de desaparecer a pesar de los esfuerzos del personal de limpieza. La subida/bajada a la playa resulta bastante dura y no es recomendable para personas que no estén en buen estado físico. 

Una última recomendación. El hotel cuenta con una especie de apartamentos llamados Suites Eaudesea. No sabemos cómo será su interior pero se encuentran en la zona de la playa. Quizás tengan sus ventajas pero nosotros no las encontramos. Para cualquier cosa que se quiera del hotel o para hacer una excursión en carretera hay que subir los más de 200 escalones que las separan del edificio principal. Además, el precio es mucho más alto.

La valoración general es muy alta. No tenemos dudas en recomendar este magnifico lugar y estamos seguros de volver en un futuro. Insistimos, la situación a media distancia de Positano y Amalfi es uno de sus puntos fuertes ya que son los pueblos más bonitos de la zona.

Tenemos más fotos del Hotel que podéis ver aquí, nuestro mural de Rincones Secretos en FlickrSi no es fácil de encontrar os recomendamos que visitéis nuestras galerías personales en Flickr (monthypm -aquí- y marylebone -aquí-) ya que está toda la información mejor organizada por carpetas.

Valoración – 8,5/10

Déjanos tu opinión

Escribe tu comentario...
y si quieres dejar una foto junto con tu comentario puedes coger una en gravatar!