Royal China – Londres (Reino Unido)

Exterior

Exterior

Va ya siendo hora de que le dediquemos un artículo individualizado a los restaurantes de cocina asiática en Londres (ver aquí nuestro artículo general sobre la ciudad) ya que son numerosos los posts dedicados a locales especializados en cocina china, japonesa o thai, entre otros. En concreto este post se centra en Royal China, cadena de restaurantes con locales por distintas geografías en el mundo pero con un énfasis en la capital británica. Desde el local inicial en Bayswater se han ido expandiendo en la ciudad, contando con unos locales mejor acondicionados y aclimatados que el típico restaurante chino de la ciudad – dejando a un lado los más lujosos, claro está – como los que uno encuentra en Chinatown y ofreciendo un menú de comida que cubre todas las especialidades de la cocina china, desde los dim-sum al pato laqueado, pasando por todo tipo de noodles, arroces, carnes y pescados. Con una clientela de perfil medio-alto, el precio por persona es aceptable pero bastante más caro que la media.

Localización de Royal China

Son diversos los locales pero los más conocidos son el original de Bayswater y el de Baker Street, en pleno centro de Londres y a un paso de Oxford Street. La dirección exacta del restaurante es:

Dirección: 24-26, Baker Street – W1U 7AJ Londres

Teléfono: +44 (0) 207 487 4688

Web: http://www2.royalchinagroup.biz/

Ambiente de Royal China

Antes de entrar a analizar el local que visitamos recientemente, situado en Baker Street, conviene aclarar que, pese a tratarse de una cadena de restaurantes, cada uno de ellos tiene su estilo y su ambiente particular.

La segunda aclaración es que uno no debe confundir los 6 representantes de Royal China con otros locales de Royal China Group en Londres, en concreto con el Royal China Club – más lujoso, especializado en dim sum y vecino del local que comentaremos – o con Osatsuma, en el Soho, un local más moderno y orientado a una clientela más juvenil.

En concreto, el local que nosotros visitamos, es uno de los restaurantes más amplios de la cadena y con una capacidad como pocos restaurantes chinos de la ciudad.

Detrás de su fachada de colores blancos se esconde un restaurante alargado al cual se accede a través de una recepción más bien modesta.

En el interior, la decoración es más propia de los años 70 que de la actualidad, con las sillas en tonos dorados, mesas redondas de cristal, plantas en el medio del espacio, etc.

Interior

Interior

Destacan igualmente sus grandes y coloridos cuadros, todos con motivos relacionados con la cultura china.

Detalle de la decoración

Detalle de la decoración

La clientela que se da cita en Royal China es una mezcla de chinos, gente de negocios y algún que otro turista que se deja caer por el restaurante, toda vez que Baker Street está cerca de Oxford Street, una de las zonas más visitadas y comerciales del centro.

Carta de Royal China

No nos queremos extender demasiado en este apartado ya que la carta de Royal China (ver aquí) cubre la práctica totalidad de opciones en cuanto a cocina china se refiere. Pocos platos hay que lo diferencien con cualquier otro chino de perfil medio-alto de la ciudad y no hay verdaderamente especialidades que se echen de menos en una oferta que sí pone un énfasis en la cocina cantonesa y en la de Hong Kong.

Si bien existen distintas opciones en menús cerrados, el grueso de la oferta se centra en platos individuales de una carta que no varía de temporada en temporada.

Empezando de menos a más cantidad, los dim sum componen el primer bloque de opciones, ideales para compartir.

Dim sum y otros entrantes

Dim sum y otros entrantes

La carta se desgrana en distintos bloques que aglutinan las opciones en pollo y pato, el resto de carnes, los pescados y mariscos para finalizar con los acompañamientos, básicamente los arroces y noodles.

Side y principal

Side y principal

Por último, los postres, típicamente chinos y que acompanar con las distintas opciones en té y café.

En el apartado de especialidades del Chef se incluye una buena selección de platos, ideal para los que tengan más dificultades a la hora de pedir la comida.

Nuestra experiencia en Royal China

En nuestra reciente visita – una cena para 10 personas – tuvimos la suerte de poder probar numerosos platos para compartir.

Comenzamos, curiosamente, con el “Crispy Aromatic Duck”, un pato entero que fue convenientemente troceado para ser degustado con pancakes, diversos vegetales y varios tipos de salsa.

La verdad es que no llega a los niveles de 4 Seasons (ver aquí nuestro post) ni tampoco de Choy’s (ver aquí nuestro post sobre Restaurantes económicos en Londres) pero su nivel es más que aceptable.

Continuamos la cena con una de las especialidades del chef, “Sautéed Chicken and Abalone”, una especie de salteado de pollo combinado servido con una salsa muy jugosa en una olla caliente.

Sautéed Chicken and Abalone

Sautéed Chicken and Abalone

Siguiendo con las especialidades pedimos igualmente el “Steamed Icelandic Cod with Dried Yellow Bean”, un bacalao que tampoco igualaba al de otros restaurantes de comida china de renombre pero que estaba fresco y sabroso.

Tras esta breve injerencia en terrenos desconocidos volvimos, para finalizar, al arroz y los noodles, acompañados, entre las muchas opciones de la carta, por carne de ternera con salsa de ostra (”Sautéed Beef with Oyster Sauce”) y cerdo agridulce (”Sweet & Sour Pork”).

Nos ahorramos el postre y pasamos a los cafés para concluir una cena en la que pasamos todo menos hambre después de haber dado buena cuenta de una mínima pero contundente representación de la carta.

Bodega de Royal China

Posiblemente uno de los puntos fuertes de Royal China es su bodega. Tratándose de un restaurante de cocina china, no precisamente de los “top”, su oferta es más que destacable en vinos de distintas geografías a nivel mundial. Sin embargo, nosotros optamos por una cena a base de cervezas, eso sí, todas ellas de origen chino.

Sobremesa en Royal China

Lo que sí es Royal China es un sitio agradable para extender una comida o cena, con un ambiente distendido en el que poder hablar sin que el ruido o la cercanía de otras mesas incomoden.

Servicio de Royal China

De normal y gracias se podría calificar el servicio de Royal China, tan numeroso como a veces lento en interpretar y traer lo que se pide. En cualquier caso, aceptable sin más.

Precio

Una comida o cena se suele ir, sin vino, a las £ 35 por persona, menos que en un restaurante de los del top de este tipo de cocina en Londres pero, sin duda, bastante más que otros restaurantes más familiares donde comer lo mismo, con una calidad similar, cuesta sensiblemente menos. Claramente se paga el nombre, la ubicación y comodidad del restaurante.

Conclusión

Posiblemente no recomendaríamos per se la cadena en su globalidad pero sí este representante de Baker Street posiblemente para una comida de negocios o bien una cena en grupo. Si bien la comida no es que sobresalga vis a vis otras opciones más baratas, el ambiente sí que es mucho mejor, predominantemente ejecutivo y algo turista al mediodía; variado en la noche. En fin, que no volveremos en breve, probablemente, sí a su “sister” y vecino Royal China Club, famoso por sus dim-sum…

Déjanos tu opinión

Escribe tu comentario...
y si quieres dejar una foto junto con tu comentario puedes coger una en gravatar!