Pasha– Londres (Reino Unido)

Interior del local

Interior del local

Pasha lleva ya siendo un referente en Londres (ver aquí nuestro artículo general sobre la ciudad) en cuanto a cocina norteafricana se refiere. Junto a su local hermano Levant, en el barrio de Marylebone, Pasha emerge como un palacete marroquí en Kensington. Decorado y acondicionado como si de un restaurante de Casablanca o Marrakech se tratase, la verdad es que es un local apto para múltiples preferencias. Desde su Kemia Bar donde se sirven cockails, pasando por sus reservados como su estancia principal, al margen de la cocina marroquí se puede disfrutar de espectáculos como la danza del vientre.

Localización de Pasha

El restaurante se encuentra situado en la parte del barrio de Kensington colindante con Hyde Park y no muy lejano a High Street Kensington.

Su dirección exacta es:

Dirección: 1-3, Gloucester Road – SW7 4PP Londres

Teléfono: +44 (0) 207 589 7969

Web: http://www.pasha-restaurant.co.uk/

Ambiente de Pasha

La verdad es que la estructura y concepción del local son los idóneos para recrear un ambiente típicamente marroquí.

Vista del interior

Vista del interior

Dividido en 2 plantas, es la planta a ras de suelo es donde se ubica el Kemia Bar, un espacio relajado donde disfrutar de un buen cocktail o un té moruno acompañado de pasteles marroquíes.

La planta inferior cuenta con un espacio principal a modo de comedor principal y distintos reservados, como si de alcobas se tratase, dándole un ambiente más misterioso y romántico al restaurante.

Estancia principal

Estancia principal

En general la decoración está bastante lograda, a base de puertas y ventanas de madera con diseños marroquíes, fuentes de mármol, velas por doquier y hasta pétalos de rosa inundando el suelo y otros espacios de Pasha.

Mesa

Mesa

Alrededor de sus mesas alargadas de madera los comensales se sientan en cómodos sofás decorados con telas y cojines de colores vivos.

Si la decoración está más que conseguida, igualmente la fusión de olores que se mezclan con las sensaciones aromáticas de la cocina marroquí. Por si fuese poco, normalmente se celebran espectáculos de danza del vientre que amenizan a la clientela a la hora de la cena.

Al margen del restaurante, Pasha ofrece igualmente un espacio de bar – Kemia Bar – donde disfrutar de buenos cocktails.

Vista de un reservado

Vista de un reservado

La clientela que visita Pasha es variada, desde la pareja que busca la intimidad y, hasta cierto punto el romanticismo del lugar, hasta los grupos de amigos que encuentran en este local un sitio distinto, siempre animado y con una propuesta de comida no tan usual.

Carta de Pasha

Son varios los menús que se ofrecen en Pasha, variando desde la carta diaria, válida para comidas y cenas hasta el Feast menu o menú sugerido para grupos pasando por menús de temporada como el actual Christmas Menu.

Tanto en unas como en otras opciones, el denominador común es una cocina marroquí auténtica, superior a la media de otros restaurantes de este estilo en la ciudad.

La selección de entrantesKemia – es de lo mejor de la carta, con todo lo que uno se podría esperar de un restaurante de cocina marroquí para, a continuación, ofrecer distintos principales, bien kebabs de carne, pescado o vegetales, bien tagines, la especialidad de la casa.

Kemia

Kemia

Las raciones son abundantes y habrá más de uno quien prefiera comer a base de los distintos entrantes que se ofrecen.

Los postres son típicamente marroquíes, destacando la selección de “baklava” y otras delicatessen, principalmente turcas.

Nuestra experiencia en Pasha

Visitamos hace poco Pasha con motivo de una cena de grupo. Sin ser en un reservado hemos de decir que la planta inferior ofrece distintos espacios – dentro del espacio principal – que si bien no son reservados en la práctica es casi como si lo fueran.

La cena se basó en el Feast Menu, el cual se abre en distintas versiones para los amantes de los vegetales, el pescado o la carne.

Comenzamos en cualquier caso con unos Kemia, entrantes tanto fríos como calientes. En los primeros, el humus, el tabouleh y las ensaladas de remolacha, miel y canela son los más destacados; en los segundos, destacaríamos las Merguez – salchichas de cordero picantes – y el Garaa Bil Jibneh – fritos de queso y calabacín con una salsa de yogurt.

Para los principales, la variedad se centra en el Couscous – Pasha Couscous Darn – y en los Tagine, destacando los de pollo y cordero.

Finalizamos la cena con un té de menta y pastas marroquíes de distintos tipos.

Bodega de Pasha

La carta de vinos de Pasha es bastante discreta con algún vino marroquí y más caldos franceses, quizás más recomendables.

Lo más destacado son los cocktails que se sirven en el Kemia Bar como buena alternativa al té y a otras bebidas no alcohólicas.

Sobremesa en Pasha

La verdad es que el ambiente relajado del lugar invita a la sobremesa o, más importante aún, a dejarse caer por Pasha a cualquier hora del día. Para ello el Kemia Bar es el lugar ideal, ofreciendo una combinación de relax, buena música, té, cocktails, pasteles marroquíes y Shisha. Qué más se puede pedir?

Servicio en Pasha

El servicio es correcto, tratando de agradar desde que uno entra en el restaurante. La atención es bastante personalizada, asignando normalmente un camarero por mesa que recibe a los comensales y les acompaña durante todo el tiempo.

Precio

Dependiendo de si se escoge menú predeterminado o se come o cena a la carta el precio puede variar pero en media se suele ir a las £ 40 por persona. Los cocktails, muy recomendables, se sitúan en las £ 7-8 cada uno.

Conclusión

Si bien Pasha ofrece una cocina marroquí superior a la media londinense, hemos de decir que lo que más destaca del lugar es su ambiente, capaz de atraer a distintos tipos de público con muy diversas motivaciones. Toques exóticos como la danza del vientre igualmente le han convertido en un lugar identificado con un ambiente asegurado en una zona más que conveniente. 

Déjanos tu opinión

Escribe tu comentario...
y si quieres dejar una foto junto con tu comentario puedes coger una en gravatar!