Restaurante Jules Verne – Paris

Mayo 15, 2014 by monthy  
Categoría París

Restaurante Jules Verne - Paris

Restaurante Jules Verne - Paris

Aquí estamos. Hoy toca hablar del emblema parisino por excelencia, la Tour Eiffel y del restaurante de su última planta, el mítico Julio Verne o Jules Verne como más les guste. Para muchos venir a almorzar o cenar aquí será una “turistada” pero yo no comparto esta afirmación. Es más, creo que estoy en el extremo contrario. No negaré que está plagado de turistas pero aquí sí nos encontramos ante un magnífico restaurante gastronómico asesorado y dirigido por el gran Ducasse, con unos precios que podríamos incluso llegar a tildarlos de ganga si tenemos en cuenta cocina, situación, servicio, bodega y entorno. Y si no, miren precios de otros restaurantes con estrella Michelin en la ciudad, comparen y luego discutámoslo.

Vistas del Champ de Mars

Vistas del Champ de Mars

Comer o cenar en Julio Verne es una gran experiencia desde el principio y hasta el final. Subir a la Tour Eiffel sin ir al restaurante es bastante rollo por las colas que se suelen formar pero merece la pena hacerlo por lo menos alguna vez en la vida. (hay algún restaurante más en la torre pero el Julio Verne es el único que tiene ascensor propio).

Salón del restaurante

Salón del restaurante

La Torre Eiffel tiene tres plantas y las dos primeras se pueden subir también andando lo que reduce bastante la cola y el coste. A la tercera solo se puede llegar en ascensor (276 metros) y hay que cambiarse en la segunda planta porque el acceso se hace por otro diferente.

Salón del restaurante

Salón del restaurante

El restaurante Julio Verne se encuentra en la segunda planta. Después de comer o almorzar se puede bajar por el ascensor privado o también se puede ir a la zona exterior de la segunda planta y bajar andando o pagar la bajada en el otro ascensor porque en este caso no está incluida esta bajada por haber comido aquí.

Vistas desde otro salón

Vistas desde otro salón

El lugar está muy demandado y es complicado conseguir reserva a pesar de que no es tan pequeño como se puede imaginar. Tiene tres salones diferentes pero se supone que siempre están a rebosar e incluso llegan a doblar mesas. Por tanto, si quieren ir, llamen con la suficiente antelación. A veces, obligan a anticipar la hora del almuerzo o la cena. No se preocupen tanto como parece por esa hora. Desde que se presenten en el ascensor del restaurante y hasta que empiecen a comer puede pasar fácilmente media hora o incluso una hora en algunos casos. Ya saben, algo de cola, medidas de seguridad y que el servicio no es todo lo rápido que debiera.

Vistas desde otro salón

Vistas desde otro salón

Localización de Restaurante Jules Verne

Como hemos comentado antes, se encuentra en la segunda planta de la Torre Eiffel, a unos 123 metros de altura, aproximadamente. Llegar a la Torre es fácil en transporte público y tampoco es complicado aparcar en la zona, además de que hay valet parking para clientes. La dirección del sitio es:

Dirección: 5 Avenue Anatole France – Champ de Mars – 75007 – Paris

Teléfono: +33 1 45 55 61 44

Web: http://www.lejulesverne-paris.com

La web del lugar es muy completa y ofrece buenas fotografías del lugar así como la carta de platos. Incluso se puede reservar en línea. Nosotros tenemos varias fotos del restaurante, de la carta de platos con precios incluidos y de los platos que nos hemos tomado en nuestra reciente visita. Están todas guardadas en nuestra galería de fotos en flickr donde están unidas en el grupo correspondiente todas las fotografías que hemos hecho allí (Restaurante Jules Verne – Paris)

Ambiente de Restaurante Jules Verne

El restaurante es elegante, serio y muy espectacular. En esta ocasión, nosotros fuimos con toda la familia al completo, incluyendo niños pequeños y el trato de todo el personal fue excelente. Hablan castellano sin problema, recomiendan bien e intentan agradar en todo momento. Saben que es un momento especial para casi todos los visitantes y buscan que la experiencia tenga un toque mágico. Está claro que los visitantes guardarán el recuerdo durante toda la vida.

Detalle de barra

Detalle de barra

En mi opinión, las mejores vistas son las del Campo de Mars. Como siempre, hay mesas mejores y mesas peores y por eso doy mi consejo. Para mi lo mejor es estar en el salón que da al Campo de Mars y en primera fila porque en este caso, en segundas líneas, la vista no se disfruta tanto.

Cocina a la vista

Cocina a la vista

Los suelos son de moqueta y suena una lenta música de fondo por lo que la sensación de ruido es muy baja. Las mesas están muy juntas pero el tamaño es bueno. Son mejores las mesas de más de dos comensales aunque éstas son las más utilizadas. Muy curioso el baño del lugar…Miren el video:

Carta de Restaurante Jules Verne

Se trata de cocina francesa auténtica con buen cuidado de las materias primas y una magnífica presentación de los platos. Se nota mucho la mano de Ducasse en los detalles. Además de carta de platos existen diferentes menús que permiten reducir el coste de la factura final.

Salón del restaurante

Salón del restaurante

De primero, algún marisco, foie, ensaladas y verduras. De segundo carnes y pescados. Luego quesos y postres. El menú de almuerzo cuenta con dos platos más postre y su precio es de 90 euros por persona. Si se prefiere elegir con el maridaje de vinos, su coste asciende a los 125 euros e incluye tres tipos de vinos: un chardonnay de Borgoña, un Burdeos y uno dulce para el postre. Cada uno para su plato correspondiente.

Nuestra experiencia en Restaurante Jules Verne

En general disfrutamos de un almuerzo muy divertido y las niñas se lo pasaron en grande. Tuve muchas dudas en llevarlas o no pero no me arrepiento nada de haberlas llevado conmigo. Optamos por el Menú para todos. No existen menús para niños pero hicieron todo lo posible para facilitar las cosas.

De primero probamos los tres platos que tienen para elegir:

  • Salmón marinado con limón/caviar/vodka y Guarnición Mimosa: Muy rico y de buena calidad. La guarnición mimosa, muy acertada con su toque de picadillo de cebolla, pepinillo, perejil, alcaparras y trocitos de huevo.
  • Crema de verduras con caldo pot-au-feu: Terminan el plato en la mesa con el toque Miso, con algas y demás. Muy rico también.
  • Foie Gras y Confit de Pato: Lo sirven con tostadas y unos toques de verdura en el plato que le dan una gran vistosidad. Como siempre un gran plato para compartir.
Aperitivo de la casa

Aperitivo de la casa

Salmón marinado con limón/caviar/vodka y Guarnición Mimosa

Salmón marinado con limón/caviar/vodka y Guarnición Mimosa

Crema de verduras con caldo pot-au-feu

Crema de verduras con caldo pot-au-feu

Foie Gras y Confit de Pato

Foie Gras y Confit de Pato

El pero que le pongo a estos tres platos es que las raciones eran bastante diminutas y personas con estómagos amplios pueden llevarse una decepción inicial.

De segundo, también tres posibilidades pero sólo probamos las dos primeras porque el conejo no nos hace mucha gracia:

  • Conejo de granja con patatas y acelgas: No lo probamos
  • Gallo de San Pedro con espuma de mantequilla, almendras y espárrago verde: nos encantó. Sin duda el plato que más nos gustó de la cena: el sabor del pescado, la guarnición, la presentación. Excelente!
  • Pollo de corral con cangrejo a la fricasé: pollo rico pero muy escaso en el plato. Lo que estaba espectacular es el fricasé, es decir, ese guiso de verduras cuyo resultado es la guarnición del pollo que podéis ver en la foto.
Gallo de San Pedro con espuma de mantequilla, almendras y espárrago verde

Gallo de San Pedro con espuma de mantequilla, almendras y espárrago verde

Pollo de corral con cangrejo a la fricasé

Pollo de corral con cangrejo a la fricasé

Patatas de Souffle de guarnición

Patatas de Souffle de guarnición

Para las pequeñas de la casa, lo que podéis imaginar, el foie gras y el pollo y les encantó. Los más mayores probamos el resto y también las sensaciones fueron muy buenas.

De postre, nos lanzamos a por el Barre Chocolat/Gianduja, tipo tarta helada pero con una temperatura razonable. Un gran postre para los chocolateros. También nos hicimos con un Babá con Armagnac y una crema ligera. La Babá es una tarta riquísima tipo bizcocho que he probado en pocos sitios. De hecho yo la había tomado siempre con ron pero en cualquier caso está espectacular. No dejen de probarla cuando tengan posibilidad.

Babá con Armagnac y una crema ligera

Babá con Armagnac y una crema ligera

Trufas de chocolate

Trufas de chocolate

Bombones variados

Bombones variados

Nubes de chuches

Nubes de chuches

Un detalle más del lugar fueron todos los divertimentos que nos trajeron junto al café: Trufas de chocolate, nubes de chuches (imaginad a las pequeñas), bombones de todos los colores y sabores…

Bodega de Restaurante Jules Verne

La Bodega es muy amplia aunque sorprende ver pocos vinos internacionales. Es elevada de precio en líneas generales y hay pocos vinos por medias botellas o por copas. Eché de menos que hubiera alguna posibilidad más de maridaje porque sólo nos ofrecieron las referencias que os comenté antes. Buen servicio del vino tanto en copas como en atención. Finalmente maridamos con los que nos ofrecieron pero me quedé con ganas de más…no me parecieron referencias nada interesantes.

Vistas desde otro salón

Vistas desde otro salón

Sobremesa de Restaurante Jules Verne

Muy buena en todo momento. No tuvimos problema en alargarla tanto como quisimos y pudimos disfrutarla al máximo, con fotos por doquier.

Servicio de Restaurante Jules Verne

Lento pero amable en todo momento y de gran profesionalidad. Habla castellano casi todo el servicio que nos atendió.

Salón del restaurante

Salón del restaurante

Precio de Restaurante Jules Verne

Pidiendo de carta no es difícil que la factura supere los 200 euros por persona. Es más creo que el precio medio rondará los 250 euros por persona aproximadamente. Pero con la opción del Menú ya han podido ver que se puede reducir la factura considerablemente.

Conclusión de Restaurante Jules Verne

Es otro lugar que no tenemos duda en recomendar. Quizás no sea para repetir o si…depende de cada cual pero sí creo que es un sitio que no se arrepentirán de conocerlo. El ambiente, la cocina, el servicio, la atención de todo el mundo, las vistas. Estar en Julio Verne almorzando o cenando permite tener la sensación de dominar Paris, de estar en el centro del Universo. Es de esas experiencias que se recuerdan siempre…Disfruten!

La Torre Eiffel desde abajo

La Torre Eiffel desde abajo

Restaurante Jules Verne - Paris

Restaurante Jules Verne - Paris

Multimedia

Fotos

Todas las fotos, junto con las que hicimos del restaurante, se pueden ver aquí, en nuestro mural de Rincones Secretos en Flickr. Si no es fácil encontrar la información os recomendamos que visitéis nuestras galerías personales en Flickr (naialor –aquí-, monthy –aquí- y marylebone – aquí-) ya que está toda la información mejor organizada por carpetas. En cualquier caso, el álbum de Restaurante Jules Verne – Paris está – aquí -.

Acceso a fotografías

Comentarios

5 Respuestas to “Restaurante Jules Verne – Paris”
  1. EDTV dice:

    ¿Ganga el Jules Verne???? ¿Más de 500 € por cabeza para una comida en la que la mantequilla destaca por encima de todo???
    Si me dice que le invitaron por hacerle este publirreportaje, lo entendería, pero si lo pagó, permitame que disienta. Hasta los restaurantes con mejor fama y criterio cuestan la mitad que ese, me recuerda al que estaba en lo alto de una de las torres del World Tarde Centre, con una comida deplorable que te cobraban por la vista, como por estar en la Torre Eiffel.

  2. monthy dice:

    Estimado EDTV, creo que no ha leído bien el artículo a juzgar por la inexactitud de su comentario plagado de errores. Si lo cree conveniente, vuelva a leerlo y con mucho gusto le ayudaré a resolver cualquier duda que tenga del mismo
    Saludos

  3. Arturo Vásquez Salas dice:

    Histórico; momentos y vistas para el recuerdo; Restaurant del piso 2 con vista al Río Sena, Palacio de Chailot, Arco del Triunfo y la Torre Monte Parnaso.- Sueños para un regreso.- Saludos y felicitaciones por su belleza.

  4. Héctor dice:

    Buenos días. Tengo una duda, después de comer, ¿se puede salir al exterior y seguir subiendo por la torre hasta la cima?, pagando en cada planta, claro. O hay que volver a nivel del suelo y hacer la fila. Gracias. Excelente reportaje.

  5. Ninamuxa dice:

    Las vistas si, espectaculares. la comida…..lamentable.
    Es lo peor que recuerdo de Paris, la comida del Jules Verne.
    Como la carta no se entendía y el camarero cero de español…al final me pedí algo sin saber que era, y me sacaron un plato con verduritas y unas alubias..las verduras bien pero las alubias se les olvidó cocerlas..duras como canicas!
    El postre eran frutas con helado y ya no se si sería asi o que..pero las frutas nadaban en helado medio derretido..
    o yo soy muy sibarita o no se..supongo que tendría un mal dia el cocinero!

    Eso si. a la salida despues de pagar la cuenta nos regalaron a las mujeres una bolsita con DOS MAGDALENAS!!!…hay que ser cutres para regalar eso, aunque debo reconocer que como salí con hambre me vinieron bien!!

    Y lo de que hablan casi todos en Español…será el día que fue usted, porque cuando fuimos nosotros menos mal que había uno de mis amigos que dominaba el idioma francés que si no…

    Por supuesto NO lo recomiendo, mucha estrella pero poco brillo, solo son bonitas las vistas, ni siquiera el mobiliario es cómodo con esas sillas superpesadas y esas mesas con forma de huevo.

    Despúes de esta experiencia he vuelto mas veces a París y no se me ocurriría por nada del mundo volver a ese restaurante aunque me invitaran. Hay restaurantes mucho mejores en la ciudad, no tienen esas vitas pero al final lo que te llevas es el disfrutar de la compañía y la comida…las vistas se pueden ver sin tener que entrar a comer allí.

Déjanos tu opinión

Escribe tu comentario...
y si quieres dejar una foto junto con tu comentario puedes coger una en gravatar!