Restaurante Nerua – Guggenheim Bilbao

Marzo 15, 2012 by naialor  
Categoría País Vasco, Resto de España

Cartel luminoso en la entrada del Restaurante Nerue

Cartel luminoso en la entrada del Restaurante Nerue

Nos habían invitado a la inauguración el 27 de mayo, a la que no pudimos acudir por problemas de agenda.

Así que, después de conseguir una de las Estrellas Michelin 2012) en tan solo seis meses, había que ir, si o si.

La ocasión era tan buena como otra cualquiera: una visita relámpago, forzada en medio de idas y venidas por los alrededores de Monthy, merecía una recompensa acorde.

21:30, noche cerrada chillando que era invierno con aliento gélido, descendiendo por las escaleras laterales que llevan a la línea de flotación, entre claroscuros bajo la protectora mirada de la gran Araña Mamá divisamos el haz de luz que salía del camarote-comedor situado en la popa del Guggengeim Bilbao.

Museo Guggenheim Bilbao desde Nerua

Museo Guggenheim Bilbao desde Nerua

Subimos las estrechas escaleras que dan acceso al Restaurante Nerua, y tras franquear la puerta, la sorpresa que nos llevamos fue mayúscula, tanto que al vernos, los cocineros sonrieron. Intuyo que esto le pasa a mucha gente. Y es que, cuando entras en Nerua, te encuentras de repente con la cocina. Vamos, que en el recibidor “te recibe” una barra que discurre todo a lo largo de la cocina, sin más separación.

Escaleras de acceso al Restaurante Nerue

Escaleras de acceso al Restaurante Nerue

Ante nuestra cara de estupefacción en seguida Urko Mugartegi nos orienta y explica el por qué de estar en la cocina, a la par que nos presenta a Adrian Leonelli. -”En Nerua hemos pensado que lo mejor es mostrar la cocina tal cual, al fresco. No con un cristal de por medio. No. Cómo si de de la barra de un bar se tratase. Aquí en Nerua se puede ver toda la frenética actividad que nos entretiene en nuestro día a día”.

La Cocina al aire del Restaurante Nerue

La Cocina "al aire" del Restaurante Nerue

Cercanía y sencillez en el fondo y la forma de este jefe de cocina del restaurante recientemente estrellado con una Michelin.

Nerua es uno de los proyectos del GRUPO IXO, que liderado por Andoni Luis Aduriz y Bixente Arrieta, tienen en marcha también Mugaritz (exitoso proyecto de Aduritz, quien, a decir de los entendidos es el próximo sucesor de Adriá, y que este año ha obtenido su segunda estrella Michelin), el Restaurante ni neu del Palacio de Congresos Kursaal y el Bodegón Alejandro, estos de la mano de Bixente Arrieta. Todos ellos en Guipúzkoa. En Bilbao, y más concretamente en el Museo Guggenheim, también cuentan además de con Nerua (con Josean Alija al frente) con el Bistró Guggenheim Bilbao, una propuesta más desenfada que Nerua, claro está.

Tras la agradable conversación con Adrian, nos conduce Urko Mugartegi, el Màitre, a la mesa. Escogemos la más alejada de la entrada, que nos permite tener una visión completa de la sala.

Localización del restaurante Nerua

No puede ser más fácil: en el Museo Guggenheim Bilbao.

Nerua restaurante
Avda. Abandoibarra, 48001 Bilbao,
Tel.: 944000430
http://www.nerua.com

Ambiente en el Restaurante Nerua

Comedor del restaurante Nerue

Comedor del restaurante Nerue

Situémonos: Estamos en un restaurante galardonado con una Estrella Michelin, pero es que además, estamos en el Museo Guggenheim Bilbao. Vamos, que en Nerua, hablar de ambiente, es un sacrilegio.

Y eso se ha tenido en cuenta en toda la concepción del restaurante. El continente se funde con el contenido. Su eslogan “un lienzo en blanco” no es más que el reflejo de Nerua.

Luminoso. Minimalista. Moderno. Espacioso. Acogedor.

Maderas claras, en suelo y sillas. Telas blancas en mesas. Paredes blancas. Desnudas. Perfecta iluminación.

El contrapunto oscuro lo pone el uniforme del equipo de sala.

En la cocina el contrapunto lo pone el acero inoxidable. En la cocina maderas claras y acero inoxidable. El equipo de blanco riguroso, como debe ser.

Sentados a la mesa, teníamos la sensación de estar como en casa, no intimidan las dimensiones, al contrario, todo está pensado para que el protagonismo sea del comensal, sea el comensal quien recree su propia experiencia gastronómica. Este mismo concepto se mantiene en los platos.

La carta y la cocina del Restaurante Nerua

La trayectoria de Josean Martínez Alija (aka Josean Alija) es de las más prometedoras de la cocina española y así lo avala al ser uno de los premiados en 2011 por La Academia Internacional de la Gastronomía”, con el Prix du Chef de L’Avenir 2011 (el Chef del Futuro).

No es este el único premio de Alija en 2011. Precisamente la cocina de Nerua obtiene ese año dos de los más importantes reconocimientos gastronómicos: La estrella de la Michelin, y los tres soles de la Repsol. ¡Ahí es nada! Alija se inicia con 17 años crece entre los grandes formando su personalidad con sabores, aromas y texturas, que sobre todo, emanan esencia natural. Estos son hoy los puntales de su cocina.

Así, Josean Alija y el equipo del Restaurante Nerua han “diseñado” en este caso una cocina personalista, saludable, culturalmente arraigada a su entorno pero con vocación internacional.

Mesa del comedor de Nerua (c) Nerua

Mesa del comedor de Nerua (c) Nerua

Platos en los que abunda el producto de la tierra, el vegetal, donde los aromas son piedra angular de unas propuestas altamente creativas y con una importante base reflexiva fruto de la experiencia.

Este derroche de creatividad está muy bien concentrado en una carta en la que cada plato es un desafío a la imaginación.

Los cuatro tradicionales grupos, el más estenso el de las entradas, medias raciones –“En Nerua nos hemos dado cuenta de que nuestros clientes prefieren compartir las entradas. Pues, para evitar resultados “indivisibles” hemos concebido los entrantes en nuestra cata ya como medias raciones. Para que no haya sorpresas.” – nos explica Urko con amabilidad.

Platos principales agrupados en pescados y carnes, y los postres.

Además, dos menús degustación (6 y 8 platos).

Erizo a la brasa, con fondo de alga “dulse”, Borraja,caldo de gramíneas, almejas y ajos de litoral, ó Parmesano (30 meses) cuajado, lágrimas de trufa, pan crocante y shiso verde, son algunas de las increíbles propuestas creativas de la primera parte de la carta.

En los principales, Foie gras asado, pera de invierno e hibiscus, o Lubina, berros y aceituna negra.

No lo habíamos dicho aún, pero uno de los valores de Nerua es compartir conocimiento. No esconden nada, de ahí la cocina “al aire”, de ahí su amabilidad para compartir con nosotros fotos, de ahí su labor divulgativa, de ahí sus puertas abiertas a chefs y alumnos de todo el mundo, y de ahí que la carta esté accesible para descargar en PDF (Carta Restaurante Nerua invierno 2011/2012).

Nuestra experiencia en Nerua

Tengo que reconocer que a pesar de la amable explicación de Urko, poco caso le hicimos, y nos tomamos pequeñas licencias a la hora de pedir y compartir.

El aperitivo resultó expectacular: Emulsión de huevo de codorniz con patata. !Una maravilla! Las texturas. El sabor. ¡Redondo!

En las entradas nos decantamos por la afamada Cebolla blanca, fondo de bacalao y pimiento verde.

Os dejamos aquí la “inspiración” de este plato: (como no, divulgada por Nerua y Josean Alija)

“La cebolla es un vegetal que ha engrandecido las salsas en la historia de la cocina, lo que me hace pensar que la puedo convertir en un gran plato. Por mis manos han pasado cientos de ellas, y la superposición de hojas de la cebolla me recuerda imaginariamente a una porción de bacalao. Esta idea me lleva a convertir la cebolla en un bacalao, laminas carnosas ligeramente crocantes recubiertas con una piel de bacalao sobre una emulsión “Pilpil” de pimiento verde. Es un plato vegetal asociado a Bilbao y a su cultura por el bacalao y sus múltiples elaboraciones.”

¿Qué más se puede decir? ¡Sorprendente!

La otra entrada fue Parmesano (30 meses) cuajado, lágrimas de trufa, pan crocante y shiso verde, un plato que impone una importante educación gastronómica para disfrutar de él.

En cambio si compartimos el pescado, y nos decidimos por un exquisito y delicioso, Rodaballo con nabos y jugo de hierbas aromaticas.

Emulsión de huevo de codorniz con patata en el Restaurante NeruePan en el Restaurante NerueParmesano (30 meses) cuajado, lágrimas de trufa, pan crocante y shiso verdeCebolla blanca, fondo de bacalao y pimiento verdeRodaballo con nabos y jugo de hierbas aromáticasPieza de cerdo ibérico, zanahorias y emulsión de alcachofasPierna de cordero, puntaletes al jerez con espinaca Chocolate puro, arena picante de mazapán

En las carnes: Pieza de cerdo ibérico, zanahorias y emulsión de alcachofas. ¡Sublime! Y una gloriosa Pierna de cordero, puntaletes al jerez con espinaca.

Para el postre, Chocolate puro, arena picante de mazapán. No terminó de convencernos.

Ah! Que no se me olvide: El pan: muy bueno.

Bodega

María Jose Vázquez, Nariz de Oro 2009, nos trae la carta de vinos que nos deja estudiar antes de charlar sobre la elección.

Una Carta de vinos variada con referencias nacionales e internacionales. Bien seleccionadas. Quizás algo corta en algunos casos. Con precios razonables teniendo en cuenta de que se trata de un restaurante con una Estrella Michelin.

Servicio

Trato cercano, amable, profesional. Alegre. Derrochando juventud y buen hacer. Impecable.

Precio

Partimos de un restaurante con una Estrella Michelin, ubicado en el Museo Guggenheim Bilbao. Por tanto, si nos dicen que el tenedor ronda 90 € (bebida incluida), sólo podemos decir que el precio está muy bien.

Conclusión

Inmejorable marco. Sorprendente cocina. Excelente servicio. Cocina altamente creativa manteniendo la esencia y potenciando los aromas. Estos son los ragos de la experiencia Nerua. Ahora bien, a mi modo de ver, Nerua requiere una importante cultura gastronómica. No es una cocina fácil.

Multimedia

Déjanos tu opinión

Escribe tu comentario...
y si quieres dejar una foto junto con tu comentario puedes coger una en gravatar!