Restaurante Le Canard Sauvage – Majadahonda – Madrid

Vista exterior

Vista exterior

Este pequeño restaurante ya ha cumplido sus 6 primeros años de historia y podemos asegurar que goza de buena salud. Sin riesgo a equivocarnos, podemos considerarlo un pequeño rincón secreto ubicado en una clásica urbanización de Majadahonda llamada Puerta de Sierra III. Llegar al restaurante no es fácil si no se conoce bien la zona y el coche resulta casi imprescindible. La ventaja es que no suele haber problemas de aparcamiento.

Los dueños y encargados del lugar son una familia que aporta un trato muy cercano al cliente a lo largo de toda la comida o cena. Cada uno tiene su misión pero el padre  es el responsable máximo del lugar y apoya en todo lo que sea menester.

Vista del salón interior

Vista del salón interior

El local del restaurante tiene unas dimensiones bastante reducidas y permite acoger a unos 20 comensales. La mesa más agradable y tranquila es una redonda para cuatro personas que se ubica a mano izquierda, nada más entrar. El resto de mesas son de tamaño reducido y están demasiado pegadas entre sí. La decoración interior transmite un clima muy agradable, casero y sencillo. El suelo es de madera, tapado con alfombras y las paredes mezclan la piedra vista con los colores claros. En verano, cuenta con una bonita terraza que es ideal para las cenas en los calurosos días de julio y agosto.

Vista del salón interior

Vista del salón interior

La cocina es de origen francesa aunque muchos platos responden a una corte mediterránea. Sin embargo, el sur de Francia está presente en platos tan típicos del lugar cono el Foie o el Pato. La carta de platos es bastante  amplia y recoge varias entradas frías y calientes, ensaladas, pescados y carnes. Nos gustó encontrar platos poco habituales como la Raclette suiza, la Fondue de queso y la Fondue Bourgignone (de carne). La web del restaurante incluye la carta de platos pero no cuenta con precios. Nosotros tenemos varias fotos del lugar, de los platos y de la carta con sus precios aquí, en nuestro mural de Rincones Secretos en Flickr. Si no es fácil de encontrar os recomendamos que visitéis nuestras galerías personales en Flickr (naialor -aqui-, monthypm -aquí- y marylebone -aquí-) ya que está toda la información mejor organizada por carpetas. En cualquier caso, el álbum de Le Canard Sauvage está - aquí -.

Entre las entradas, lo más habitual es optar por algún plato que incluya el foie casero que hacen allí. Lo más típico es el Foie de Canard mi-cuit bien al jerez o con vino tinto (21 euros). Nosotros lo pedimos al jerez ya que siempre nos ha gustado mucho la mezcla de sabores del foie con el vino dulce de la tierra gaditana.

Foie de Canard mi-cuit al jerez

Foie de Canard mi-cuit al jerez

También como entradas, las croquetas de pato y foie y las opciones de jamón y queso tienen una pinta excelente. En cuanto a las ensaladas, tuvieron la delicadeza de prepararnos un plato a nuestro gusto, mezclando las chantarellas (las tenían fuera de carta) con las gulas y alioli que ofrecían en otro plato similar. El resultado fue un acierto y salimos plenamente convencidos (25 euros).

Ensalada de chantarella con gulas y alioli

Ensalada de chantarella con gulas y alioli

De segundo, nos decidimos por los platos de carne y compartimos un excelente Solomillo de ternera a las cinco pimientas que llegó perfecto de punto, jugoso y con un sabor riquísimo y un gran Confit de Pato con una correcta manzana caramelizada. Tanto la calidad de los platos como las materias primas empleadas justifican su precio (22 y 17 euros, respectivamente).

Solomillo de ternera a las cinco pimientas

Solomillo de ternera a las cinco pimientas

Confit de Pato con manzana caramelizada

Confit de Pato con manzana caramelizada

En lo referente a Postres, hay varios platos que tienen como protagonista al chocolate y eso siempre nos da buena espina. Probamos dos, el Mousse de chocolate al gusto francés que estaba bastante bueno pero la Crepe de chocolate caliente fundido tomó un protagonismo mucho mayor. Nos pareció soberbia!. También incluyen en la carta otras propuestas como diferentes helados, sorbetes y postres caseros donde nos quedamos con ganas de probar la Tarta tatín de manzana caliente con crema al limón. Todos cuestan sobre los 6 euros.

Crepe de chocolate caliente fundido

Crepe de chocolate caliente fundido

Mousse de chocolate al gusto francés

Mousse de chocolate al gusto francés

La sobremesa es tranquila, cómoda y se puede alargar sin problemas. La oferta de destilados no es muy amplia y tampoco son especialistas en preparar cócteles. Tuvieron el detalle de ofrecernos la tónica Fever Tree con el Gin Tonic pero su preparación debería mejorar algo más. De hecho, el precio del Gin Tonic con Hendricks y Fever Tree se fue a los 12 euros, un tanto desorbitado.

Detalle de mesa

Detalle de mesa

El servicio es bueno y cercano tal y como ya hemos comentado. Pero es justo reconocer una gran lentitud en el servicio de los platos. Durante nuestra visita apenas había 8 comensales en todo el restaurante y las esperas entre plato y plato se hacen eternas. En cualquier caso, atienden muy bien y son muy amables.

Terraza del restaurante

Terraza del restaurante

La carta de vinos también merece varios elogios ya que está bien equilibrada. Aproximadamente, tiene 50 referencias de tintos y unas 20 de blancos, todo ellos procedentes de varias regiones nacionales e internacionales y están representados muchos tipos diferentes de uva. Además cuenta con una interesante oferta de vinos espumosos. Nos gustó mucho la presencia de varios caldos procedentes de la Bodega de Marqués de Griñón que ya hemos recomendado varias veces en Rincones Secretos. Gracias a la recomendación del propietario, nos decidimos por un vino procedente del Priorat, el Mas D’en Just, que es un multivarietal de garnacha, merlot y cabernet sauvignon. Es un vino potente, con una madera bastante marcada pero bastante diferente a los comentados de Marqués de Griñón. Es un vino que no conocíamos y nos gustó pero el precio que nos cobraron por él, 34 euros, está totalmente sobrevalorado como pasa bastante con los vinos del Priorat (no sabemos lo que cuesta en tienda, a lo mejor quien lo tiene sobrevalorado es el restaurante).

En cuanto al precio, nuestra cena con vino y copa, costó 80 euros por persona. La media no creo que baje de 60/70 euros por persona y aunque la calidad es buena, no se puede negar que es bastante caro en líneas generales. El ambiente y la situación no aportan tanto como para cobrar este precio pero insistimos, el lugar nos gustó mucho.

Una última recomendación, nos comentaron que los jueves hacen catas con maridaje de diferentes vinos. A ver si podemos conocerlas pronto!

Valoración Global – 7,5/10

Restaurante Le Canard Sauvage
Dirección: Ctra. de Mahadahonda a Boadilla, 35 – 28220 Majadahonda- Madrid
Teléfono: 91 639 70 83
Web: http://www.lecanardsauvage.net/

Comentarios

Una respuesta to “Restaurante Le Canard Sauvage – Majadahonda – Madrid”
  1. Mary dice:

    A mí no me gustó. Es caro, 60 euros que pagas a gusto si comes bien y te sirven bien, pero la comida era simplemente correcta y el dueño, que servía las mesas, era muy estirado.

Déjanos tu opinión

Escribe tu comentario...
y si quieres dejar una foto junto con tu comentario puedes coger una en gravatar!