Restaurante La Terraza del Thyssen – Madrid

Detalle de mesa

Detalle de mesa

Después de muchos intentos, la semana pasada pudimos visitar la Terraza del Thyssen, este año bajo la dirección del Grupo “El Antiguo Convento”. Lo primero que hay que advertir es la gran dificultad en conseguir mesa, incluso en el mes de agosto que está la capital casi vacía. Lo cierto es que teníamos muchas esperanzas de esta nueva unión ya que una espectacular terraza como la del Thyssen entendíamos que no estaba siendo suficientemente aprovechada por el Grupo Paradís que eran los anteriores gestores del restaurante. Sin embargo, tampoco podemos hablar maravillas de la propuesta gastronómica que nos ofrece el nuevo gestor ya que se nos antoja muy floja en casi todas sus opciones tal y como iremos desgranando en este artículo.

Lo que está fuera de cualquier duda es la ubicación, en la quinta y última planta del Palacio de Villahermosa, hoy Museo Thyssen-Bornemisza, con unas bonitas vistas del patio exterior del Museo. Tan sólo está abierta durante el verano y eso provoca la gran afluencia de clientes en estas fechas. La terraza es bastante grande, sobre los 200 m2 aproximadamente y tiene mesas en primera línea y otras algo más escondidas. No dejéis de reservar mesa en las mejores ya que la vista merece mucho la pena.

Vista desde la Terraza

Vista desde la Terraza

Localización

Se encuentra situado en la auténtica almendra de Madrid, en pleno centro de la ciudad, junto a los clásicos hoteles Palace y Ritz y en la zona de los más emblemáticos edificios de la ciudad. No tiene servicio de aparcacoches pero está el aparcamiento de Las Cortes a dos pasos. La dirección del sitio es:

Dirección: Paseo del Prado, 8 – 28017 – Madrid

Teléfono: 91 429 39 84

Web: http://www.elmiradordelthyssen.com/

La web del establecimiento ofrece información completa tanto del menú como diversas fotografías del lugar. Nosotros tenemos varias fotos del lugar, de su carta de platos con precios (coincide plenamente con la de la web) y de los platos que nos hemos tomado en nuestra reciente visita. Están todas guardadas en nuestra galería de fotos en Flickr donde están unidas en el grupo correspondiente todas las fotografías que hemos hecho allí (pinchar aquí)

Ambiente

Sin duda es lo mejor del restaurante y lo más destacable a todas luces. La puesta en escena es espectacular tanto en iluminación como en organización del espacio. Como crítica podríamos hablar de la distancia entre las mesas de dos personas ya que hay algunas que están demasiado juntas.

Terraza del restaurante

Terraza del restaurante

Carta

No merece mucho la pena que la recorramos entera como hacemos en otros restaurantes ya que se puede ver tal cual en la web oficial del restaurante y en nuestra galería de fotos de flickr que comentábamos anteriormente. Pero sí nos gustaría comentar que ofrece una cocina mediterránea muy sofisticada con un menú con ciertos toques vanguardistas. No quisiéramos llevar a nadie a ningún error pero recordábamos la cocina de El Convento de Boadilla mucho más tradicional así como sus servicios de catering aunque lo cierto es que hace tiempo que no vamos y puede que haya pegado un cambio importante.

La carta ofrece bastantes entrantes, todos sobre los 20 euros y cuatro carnes y otros tantos platos de pescado.

Los postres se centran en el mundo del chocolate y el queso además de un sorbete de campari y melocotón y una piña caramelizada. Todos a 10 euros.

Nuestra experiencia

Comenzamos con un rico aperitivo formado por Gazpacho de manzana asada con humus de garbanzo.

De primero compartimos el Tartar de magret y boletus al aroma de vermut y frambuesa, que nos pareció muy flojo y muy escaso tal y como se puede apreciar en la fotografía. No lo emplatan en platos separados y la apariencia final deja bastante que desear a pesar de que lo reparte el camarero en la mesa.

Tartar de magret y boletus al aroma de vermut y frambuesa

Tartar de magret y boletus al aroma de vermut y frambuesa

En cuanto a los segundos, nos decidimos por un par de platos de pescado. Probamos el Pargo al pesto de Idiazabal con cebolleta fresca agridulce que nos resultó bastante seco tal y como lo presentan. Es cierto que la salsa verde (pesto) de ajo y aceite de oliva que lo acompaña lo arregla en cierta medida pero el resultado final no nos convenció demasiado.

Pargo al pesto de Idiazabal con cebolleta fresca agridulce

Pargo al pesto de Idiazabal con cebolleta fresca agridulce

El mejor plato de la noche fue el Rodaballo al Romero, sabroso, bien presentado y de buena calidad.

Rodaballo al Romero

Rodaballo al Romero

Antes del postre nos trajeron una pasta de horchata con chocolate negro por encima como petit-four.

Finalmente, ni siquiera el postre consiguió que nos quedáramos con un buen sabor de boca final. Pedimos el Corte de chocolate a la pimienta en pan de especias totalmente incomible por la dureza del chocolate y del pan situado entre medias. Se quedó prácticamente entero y ni siquiera nos preguntaron el motivo. Plato muy desaconsejable.

Corte de chocolate a la pimienta en pan de especias

Corte de chocolate a la pimienta en pan de especias

Bodega

La Bodega es clásica y muy pobre de referencias hasta tal punto que tan sólo ofrece cuatro vinos tintos de reserva nacional y una decena de crianzas nacionales. Existen algunos vinos internacionales pero que aportan poca variación y todos ellos muy elevados de coste. Recurrimos a un Imperial de Cune por 34 euros y nos trajeron una botella del 2004 a la que le costó bastante tiempo recuperar sus tradicionales aromas. Si a eso unimos que nos trajeron el aperitivo y el primer plato antes del vino y que no sirvieron en la copa ni una sola vez (excepto la inicial, obviamente) podemos concluir que el tema de la Bodega resulta muy decepcionante.

Sobremesa

Quizás es el momento más esperado por muchos de los que visitamos al lugar gracias al clima y a la ubicación del restaurante y también nos resultó muy floja en casi todos los sentidos. Cuentan con muy pocos destilados premium y el tradicional gin-tonic, tan frecuente en estos días, no nos lo sirvieron en copa de balón. De vodkas falló el Belvedere y de ginebras, Citadelle. Sin embargo sí nos ofrecieron Grey Goose y Bulldog respectivamente, ambos con tónica fever tree. A la 01:00 desalojan la terraza por motivos de seguridad por lo que te tienes que ir sin posibilidad de ningún tipo de retraso.

Detalle de mesa

Detalle de mesa

Servicio

La verdad es que hay bastante personal pero nos sentimos bastante desatendidos y con fallos importantes para el precio medio que tiene el restaurante. Lo que no se puede negar es que intentan agradar y son muy educados pero no cumplen con lo que uno espera de un lugar así.

Precio

El coste de nuestra cena compartiendo un primero y compartiendo un postre para dos personas, con vino y copa de sobremesa fue de 90 euros por persona. Desde luego, nos parece una locura para lo que ofrece el sitio pero si se quiere cenar en una terraza de esta categoría hay que asumir dicho peaje. Por destacar un coste totalmente desafortunado deciros que por las dos copas nos cobraron 38 euros desglosando el refresco en la cuenta final.

Conclusión

No nos parece un sitio demasiado recomendable aunque es cierto que nuestra cena tuvo una serie de infortunios que no tienen por qué sucederos a vosotros. En cualquier caso, la cocina que ofrece creemos que no justifica el coste que hay que asumir. Eso sí, el lugar sí merece una visita para todos aquellos que os gusten las terrazas en lo alto de los edificios.

Multimedia

Fotos

Todas las fotos, junto con las que hicimos del restaurante, se pueden ver aquí, en nuestro mural de Rincones Secretos en Flickr. Si no es fácil encontrar la información os recomendamos que visitéis nuestras galerías personales en Flickr (naialor –aquí-, monthy –aquí- y marylebone – aquí-) ya que está toda la información mejor organizada por carpetas. En cualquier caso, el álbum de La Terraza del Thyssen está – aquí -.

Acceso a fotografías

Comentarios

3 Respuestas to “Restaurante La Terraza del Thyssen – Madrid”
  1. Sandra dice:

    Amigos, lo privilegiado se paga, así como lo snob. Soy muy fan de las terrazas y si son restaurantes mejor, pero pagar 38 euros por las copas… :/ A mí los gin tonics me gustan con lo mejor pero sin que me desahucien la billetera. Una copa super bien preparada con ginebra premium y tónica Schweppes en el mercado de san miguel bien me la puedo permitir. Abrazos!

  2. Jose M. dice:

    No he llegado a entender bien, el gin tonic es un long drink, es decir se sirve en vaso largo, sin entrar en lo que las modas marcan en detrimento de lo tradicional, no obstante me parece excesivo 19 euros por copa, en cuanto al tartar de la foto imagino que es despues de ser compartido, ninguna cocina por mala que fuera presentaria un tartar de esa manera, sobre un plato claramente utilizado, con lo que la ración imagino que es mayor….en cualquier caso estar en el Paseo del Prado, en Agosto, dentro de un edificio emblemático como es un museo, y además en terraza y por la noche, está claro que tiene un coste que muchas veces puede desembocar en un roto importante para el bolsillo, por 90 de media esta mas que bien cobrado. Un saludo.

  3. Jose M. dice:

    Por cierto, me he dado una vuelta por la pagina web, y viene la carta con precios marcados, vuestra “multa” posiblemente se debe a las bebidas,i a los IVAS porque en comida llevasteis 3 + 3 + 21 + 29 + 26 + 10 es decir 46 euros por comensal si fuisteis dos. (Precio más que razonable para este espacio)
    Indudablemente con dos cervecitas, una botella de agua y un par de cafes os habria dejado la cuenta en + – 60 euros, pero la degustacion informal en este caso no habria sido igual…..
    Si os sirve de consuelo yo tambien habria terminado pagando 90.
    Un saludo

Déjanos tu opinión

Escribe tu comentario...
y si quieres dejar una foto junto con tu comentario puedes coger una en gravatar!