Restaurante Alborán – Madrid

Enero 22, 2010 by javi  
Categoría Madrid Ciudad

Entrada

Entrada al Restaurante Alborán - Ponzano 39-41 - Madrid

Un clásico es un clásico y Alborán cumple con todas las expectativas. Poco a poco van surgiendo restaurantes que rápidamente se ponen de moda, mas por quien es el dueño o por quien han pagado para que vaya a cenar, que por una cocina decente. Lugares donde conseguir mesa es prácticamente imposible si no lo hacemos con tiempo.

En algún otro articulo como el de Pedralbes por ejemplo (VER POST AQUÍ) ya sale a relucir el extraño hecho de restaurantes con buenas ofertas culinarias, que no se llenan, frente a los de arriba.

Localización

Según llegamos, un curtido y amable aparcacoches nos espera para cuidar de nuestra máquina. El restaurante dispone de plazas en un parking pegado para nuestra tranquilidad, Alonso Cano es una calle con mucho tráfico y mucha doble fila. Saber que tenemos el coche bien guardadito es bastante agradable.

Ambiente

A la entrada, una barra bien atendida, donde se puede esperar a los tardones de siempre tomando algo de aperitivo, o donde disfrutar de un picoteo antes de comer en casa.

Un pequeño salón justo al lado de la barra, y detrás un pasillo que cruza baños y ropero, que nos conduce hacia los camarotes y salón principal, dispuesto en tres alturas y separado por una mampara recientemente puesta. La zona de fumadores es la más grande y no da sensación de agobio en ningún caso.

Restaurante Alborán - Madrid - Salones del Restaurante

Restaurante Alborán - Madrid - Salones del Restaurante

Sillas no, sillones con reposabrazos y mesas cómodas que podrían ser algo más comodas se extienden por un comedor mas largo que ancho, decorado con motivos marineros. Las maderas y la decoración marinera donde la madera es la reina, predominan por todo el local.

Todo es clásico, los uniformes, la decoración, normalmente también los comensales,… y sobre todo el servicio, siempre nos preguntan si queremos que nos guarden el abrigo, para empezar.

Carta

En la carta predominan los pescados, tras una selección de entrantes que a todos nos suenan: pulpo, almejas a la marinera, pimientos asados… el típico listado de delicias que personalmente adoro. Las frituras de pescaitos suelen recordarnos el sabor de La Carihuela, para quien no la conozca, una playa de Torremolinos donde se suceden los restaurantes y chiringuitos de playa, estos últimos, puestos entre la espada y la pared por la ley de costas. Algún día escribiremos sobre el tan sabroso paseo marítimo de la playa de La Carihuela.

En la última ocasión que fuimos a Alborán, lo cierto es que me sentí algo defraudado con los entrantes, a los que nunca hubiera puesto ningún pero: las anchoas eran correctas, muy bien de sabor quizá no tanto de tamaño. El pulpo, demasiado hecho y demasiado, pero demasiado, salado. Menos mal que la lubina de los 3 era espectacular. Una buena pieza para compartir, perfectamente cocinada, con ese punto jugoso que no en todos lados saben encontrar.

Los postres, todos buenos aunque aun no he encontrado ninguno realmente destacable. De lo que nunca hablo, es del café que en esta ocasión si parecía estar muy al gusto de mis compañeros cafeteros.

Bodega

Aunque muchos no lo entienden, pero decidimos maridar la cena con un Marqués de Arienzo, de una carta de vinos muy habitual, poco arriesgada y aburrida. La mayoría de comensales preferían tinto, y a mi me gusta el vino de casi todos los colores.

Restaurante Alborán - Madrid - Salones

Restaurante Alborán - Madrid - Salones

Para los que no entendemos, pero nos gusta probar, echamos en falta referencias de otras denominaciones como muchas veces proclamamos en otros artículos.

Sobremesa

Un detalle el que nos invitaran a una copa. Para los sibaritas de la ginebra, parece que se ha puesto de moda una tal Citadelle, que aun no ha llegado aquí, aunque si Hendricks o Bombay Saphire. El del ron acertó a la primera con Matusalén.

Restaurante Alborán - Madrid - Barra

Restaurante Alborán - Madrid - Barra

La sobremesa suele ser tan larga como queramos, y bastante agradable, aunque se pongan a hacer montar y vestir las mesas ya vacías, que lo hacen en todos los lugares.

Conclusión

Alborán está en la media de precio del os restaurantes de categoría, unos 60 € por persona. Lo cierto es que podemos decir que es una apuesta segura, aunque por esta vez, suerte que tengo más histórico que una sola visita, por los entrantes digo. No se lo tendremos en cuenta y doy mi palabra de escribir comentarios sobre mi propio artículo cuando vuelva ya que por supuesto repetiré y lo recomendaré.

Multimedia

Fotos

Tenemos todas las fotos de Rincones Secretos en Flickr, y lo tenemos organizado así:

Datos de contacto

Restaurante Alborán
Dirección: Calle de Ponzano 39-41, 28003 Madrid, Spain
Teléfono: 913 992 150
web: www.alboran-rest.com

Déjanos tu opinión

Escribe tu comentario...
y si quieres dejar una foto junto con tu comentario puedes coger una en gravatar!