Restaurante-Vinoteca O Gaiteiro – Cabañas, La Coruña (España)

Interior

Interior

Tal y como avanzábamos en nuestro post “15 Restaurantes para el verano 2010 en Galicia” (ver aquí nuestro artículo) O Gaiteiro ha sido una de las sorpresas positivas de nuestro particular verano gastronómico gallego. Principalmente vinoteca pero también restaurante, O Gaiteiro se esconde en las inmediaciones de un cementerio en la carretera general que une Ferrol y La Coruña, a su paso por Cabañas, en la comarca del Eume. Con una selección amplísima de vinos de todo tipo – tintos, blancos, espumosos, etc. – y destilados, se trata de un local pequeño que cuenta con un comedor con capacidad mínima para 2 mesas de 4 personas o una única de 6 personas. Un ambiente más que íntimo y un trato personalizado a más no poder son los alicientes de un restaurante que ofrece cocina moderna creativa cuenta con 2 menús degustación como oferta, ambos a base de productos delicatessen del mar y la tierra.

Localización

Llegar a O Gaiteiro no es misión fácil si no se cuenta con las indicaciones adecuadas. El local se encuentra situado en el kilómetro 25 de la carretera N-651, la carretera general que conduce de Ferrol a La Coruña, concretamente en el término de Laraxe perteneciente al municipio de Cabañas. Se distingue desde la propia carretera, siendo la mejor referencia para ubicarlo la del cementerio anexo al mismo. Su dirección exacta es la siguiente: 

Dirección: La Iglesia, 24 – 15621 Laraxe, Cabañas (La Coruña)

Teléfono: +34 981 433 841

Web: n.d.

Ambiente

O Gaiteiro es otro claro ejemplo de hasta que punto las apariencias pueden engañar ya que, si uno lo analiza desde el exterior, podría pensar que se trata del típico restaurante “cutre” de carretera, uno de tantos que uno puede encontrarse en Galicia. Sin embargo, afortunadamente, el interior es bien distinto.

Zona de la barra

Zona de la barra

Nada más entrar uno se encuentra con una antesala del comedor, eso sí, más grande que el mismo. Con una barra en L, la decoración y el ambiente es el propio de una vinoteca, con botellas de todo tipo y, diversos objetos relacionados con el mundo enólogo, colgados en las paredes o ubicados en estanterías y otro mobiliario.

Interior

Interior

El comedor es el segundo de los ambientes de O Gaiteiro. La verdad es que es minúsculo donde a duras penas caben 2 mesas de 4 personas o una única de 6, siendo esta última la fórmula más frecuente.

Ingreso a la zona de comedor

Ingreso a la zona de comedor

Luz tenue, música de fondo y un silencio sepulcral – no lo decimos por lo del cementerio cercano precisamente – en el restaurante, hacen de O Gaiteiro el lugar idóneo para una cena íntima, eso sí, de grupo, por ello de que siempre será complicado que reserven una mesa para 2 personas únicamente.

La verdad es que se trata de un lugar muy agradable y relajado, algo a lo que contribuye en gran medida Suso, el dueño de la vinoteca-restaurante, con su interacción cercana y familiar con los comensales a lo largo de la comida o cena.

Carta

Hablar de la carta de O Gaiteiro es hacerlo de las 2 opciones en menú degustación que ofrece. Se trata de una cocina moderna, la cual combina sabores de productos delicatessen tanto de tierra como de mar.

En los menús se combinan 4 principales, 1 plato de quesos y 1 postre, siendo la diferencia entre los 2 el plato de carne que cierra los principales: carrillera de cerdo ibérico en la versión más económica y carne de Kobe en la superior.

Los platos destacan por su presentación, cuidada hasta el mínimo detalle, siendo las cantidades las idóneas para que el conjunto del menú deje al comensal satisfecho.

Al margen de los menús existen otras opciones pensadas más bien como entrantes o, preferiblemente, para maridajes en la propia barra.

Zona de barra

Zona de barra

Y es que no olvidemos el carácter de vinoteca de O Gaiteiro, algo que hace que muchos clientes elijan la barra para probar nuevos caldos acompañados o no de un buen plato de jamón ibérico o de unas anchoas de Santoña.

Nuestra experiencia

No fue tarea fácil encontrar mesa para nuestra cena de 6 durante la época veraniega que vivimos pero finalmente la conseguimos. Con el restaurante para nosotros y el menú cerrado de antemano, comenzamos nuestra experiencia en O Gaiteiro.

Habiendo obviado el previo de la barra, nos dirigimos a la mesa donde comenzamos con unas cervezas alemanas acompañadas de almendras saladas, gentileza de la casa.

El menú comenzó con uno de los platos estrella: Pastel de changurro con caviar de erizo y sorbete de limón. Suso nos aconsejó que mezclásemos los 3 ingredientes, algo que hicimos, siendo la combinación resultante algo espectacular en cuanto a sabor, sin casi poder distinguir los ingredientes individuales que la componían.

Pastel de changurro con caviar de erizo y sorbete de limón

Pastel de changurro con caviar de erizo y sorbete de limón

El segundo plato, ideado igualmente para ser mezclado, combinaba Foie en dados con trozos de manzana y una gelatina de Albariño. Si bien nos gustó, la verdad es que el listón estaba demasiado alto con el primer principal.

Foie en dados con trozos de manzana y una gelatina de Albariño

Foie en dados con trozos de manzana y una gelatina de Albariño

Para volver a subir el listón, el tercer principal: Atún de la Almadraba combinado con pisto, con un atún perfectamente cocinado, si bien se nos dio la oportunidad de incrementar el punto de cocción.

Atún de la Almadraba combinado con pisto

Atún de la Almadraba combinado con pisto

La carne fue el colofón perfecto a los principales de un menú que nos estaba llegando por momentos: Carne de Kōbe con patatas a lo pobre. Fue el propio Suso el que nos confirmó que si bien se trataba de carne de wagyu – la raza bovina originaria de la mencionada ciudad japonesa – la procedencia no era nipona sino neozelandesa. En cualquier caso, muy buen corte de carne, muy tierno y con un punto de cocción preciso que, al igual que en caso del atún, fue posible variar al gusto de cada comensal.

Carne de Kobe con patatas a lo pobre

Carne de Kobe con patatas a lo pobre

Previo a los postres se nos sirvió un plato a base de quesos y mermelada de tomate donde, sin lugar a dudas, la Torta del Casar se llevó la palma.

Mix de quesos con mermelada de tomate

Mix de quesos con mermelada de tomate

Llegados al postre bastante saciados, el Fondant de chocolate con helado de mandarina fue quizás lo que menos nos impresionó de todo lo servido durante la cena.

Fondant de chocolate con helado de mandarina

Fondant de chocolate con helado de mandarina

Adicionalmente, los cafés pusieron punto y final a una cena memorable, digna de ser repetida.

Bodega

Como comentábamos anteriormente O Gaiteiro, de calificarlo entre vinoteca o restaurante, nos quedaríamos con lo primero. No es de extrañar por tanto que las cartas – tenemos que hablar en plural – de vinos sean auténticas biblias, llenas de múltiples referencias apetecibles.

Tres son las cartas que uno recibe de manos de Suso: tintos, blancos y espumosos y, finalmente, vinos dulces.

La práctica totalidad de denominaciones de origen españolas y un puñado de caldos internacionales están representados en una carta en donde se encuentran vinos de la talla de Pingus, Petrus o Chateau Lafite, entre otros. Destaca adicionalmente la rica variedad de vinos dulces y de champagnes y cavas, algo no tan común en los mejores restaurantes gallegos.

La carta es variada, con precios adaptados a unos u otros bolsillos. En concreto, nosotros escogimos un Rioja, Predicador, de 2007, el cual no conocíamos y que nos sorprendió muy gratamente.

Sobremesa

O Gaiteiro es el lugar idóneo para una buena sobremesa. Si bien la nuestra lo fue, para la próxima visita nos dejamos los combinados. La calidad y variedad de destilados es que uno se cabría esperar y, por lo que nos cuentan, las copas se sirven magistralmente, muy especialmente el gin-tonic.

Servicio

Excelente. La verdad es que Suso está al pie del cañón desde que uno entra en el restaurante, pendiente de los comensales, dispuesto siempre a ayudar en la elección del vino y en las explicaciones de cada uno de los platos.

Precio

Son 2 los menús tal y como comentábamos anteriormente, diferenciados únicamente en 10 euros (€ 40 vs. 50 por persona), por lo que una comida o cena, con un vino de precio medio y sin copa, estaa en el entorno de los € 65-70 por persona.

Conclusión

Una vez más reiterar lo que se agradecen este tipo de lugares en Galicia en general y en la comarca del Eume en particular (ver aquí nuestro artículo general sobre la zona). La transformación de está última está siendo encomiable y, O Gaiteiro, es un reflejo más de la misma. Por ponerle únicamente 2 peros al restaurante destacaríamos la escasa capacidad – tal vez en ello radique el éxito de la fórmula – y los pocos días de apertura – lunes y martes cierra – así como por el hecho de que los menús suelen perpetuarse en la oferta del restaurante, algo que mina interés y aliciente a una visita posterior. En fin, que no cambie – bueno, el menú sí – ya que a nosotros, ya nos ha conquistado. Enhorabuena Suso!!

Multimedia

Fotos

Todas las fotos de O Gaiteiro se pueden ver aquí, en nuestro mural de Rincones Secretos en Flickr. Si no es fácil encontrar la información os recomendamos que visitéis nuestras galerías personales en Flickr (naialor –aquí-, monthy –aquí- y marylebone – aquí-) ya que está toda la información mejor organizada por carpetas. En cualquier caso, el álbum de O Gaiteiro está aquí -.

Déjanos tu opinión

Escribe tu comentario...
y si quieres dejar una foto junto con tu comentario puedes coger una en gravatar!