Museum – St. Anton (Austria)

Marzo 7, 2010 by marylebone  
Categoría Austria

Vista exterior

Vista exterior

No todo en St. Anton podía ser après-ski y los buenos restaurantes estar reservados a las vecinas Lech y Zuers. Museum es un buen ejemplo de ello. Restaurante situado en el propio museo dedicado la historia del ski en el pueblo y la región, ofrece comidas y cenas con una cocina marcadamente local. Situado en la parte alta del pueblo, el restaurante-museo no es sino una cabaña de madera que se mimetiza con su entorno y goza de unas vistas envidiables. Acogedor y pintoresco, ofrece una carta de fácil lectura y una gran variedad de vinos. De precio alto para los estándares de la zona, es, sin duda, uno de los mejores restaurantes de toda la zona de Arlberg.

Localización

El restaurante se ubica muy cerca del centro del pueblo, en la parte alta del mismo, siendo su dirección exacta:

Dirección: Rudi Matt Weg 10; 6580 St. Anton am Arlberg

Teléfono: + 43 (0) 5446 2475

Web: http://www.museum-restaurant.at

Ambiente

Tal y como indicábamos anteriormente al Museum se llega tras ascender unas inclinadas cuestas desde el centro del pueblo. Vecino del restaurante-bar Underground, su ubicación en lo alto de St. Anton lo aleja del bullicio que caracteriza las calles céntricas del mismo.

Sin ser excesivamente grande, esta gran cabaña construida en madera cuenta con el restaurante ubicado en una única planta a ras de suelo. Lo que resulta más llamativo es la división del mismo, de acuerdo con las distintas estancias, otrora biblioteca, salón de caza, sala de música, etc. lo que hace que parezca un conjunto de reservados más que un restaurante en sí.

Estancia principal

Estancia principal

Dentro el ambiente es relajado pero elegante y, en general el poco ruido reinante facilita la conversación. Decorado de una manera clásica, como si de una cabaña de principios del siglo pasado se tratase, uno no sabe donde acaba el museo y empieza el restaurante.

Estancia adjunta

Estancia adjunta

Cuenta con unos horarios muy flexibles, particularmente a la hora de la cena, y un servicio muy amable que aconseja certeramente a la hora de elegir la comida y el vino.

Carta

La carta es sencilla de leer (ver aquí) y se concentra particularmente en especialidades locales agrupadas en varios grandes grupos: entrantes, sopas, pasta, carnes y pescados, amén de una buena selección de postres.

Sorprende la variedad de platos, entrantes y principales, que cuentan como ingredientes algún pescado o marisco, fundamentalmente cigala y salmón, por citar algunos.

Los entrantes son básicamente ensaladas, bastante generosas en cantidad e ideales para compartir. También como entrantes pero a nivel individual destacan las sopas, bastante agradecidas durante la temporada fría de ski.

Aparte de los mencionados pescados y algunas – pocas – alternativas en pastas, las carnes son las protagonistas, con cortes típicamente austriacos – el famoso Tafelspitz, carne de ternera cocida al estilo vienés, entre ellos – como protagonistas. Servidas con guarnición y en cantidades generosas, son sin duda la estrella de la carta del Museum.

Para terminar, son varias las opciones en postres que se ofrecen. Aparte de la selección de quesos, distintas variaciones a base de frutas, chocolate, helado, etc., son parte de la posible elección.

Nuestra experiencia

En nuestra cena para 5 personas, decidimos compartir 2 entrantes para, posteriormente, decantarnos por un plato por cabeza.

Al margen del aperitivo inicial, una especie de paté de cerdo servido con las correspondientes tostadas, gentileza de la casa, comenzamos la cena con una ensalada de cigalas con carpaccio de buey y lentejas Beluga, una combinación sorprendente y muy sabrosa.

Ensalada de cigalas con carpaccio de buey y lentejas Beluga

Ensalada de cigalas con carpaccio de buey y lentejas Beluga

Continuamos con otro entrante ligero, este a base de Mozzarella di Buffala con tomates cherry y vinagre balsámico de Módena.

En los principales, las elecciones fueron diversas pero todas ellas centradas en la carne. La estrella fue el tournedo de vaca tirolesa, servido con coles de Bruselas, croquetas de patata y salsa bearnesa.

Tournedo

Tournedo

Adicionalmente, el entrecôte de venado, servido con patatas, bacon, calabacín y una mezcla de arándanos y manzana, fue otra de las alternativas escogidas.

Entrecôte de venado

Entrecôte de venado

De postre, la verdad es que pudimos probar la mayoría a excepción de la selección de quesos. Empezamos con el mousse de chocolates Caballaut blanco y negro con ensalada de higos.

Mousse de chocolates Caballaut

Mousse de chocolates Caballaut

A continuación, la Creme Brulée con helado de romero.

Creme Brulée con helado de romero

Creme Brulée con helado de romero

Para terminar y siendo un postre de una preparación más tediosa en cuanto a tiempo se refiere, el Soufflé de crema agria con cerezas para el cual, sin duda, mereció la pena la espera.

Soufflé de crema agria con cerezas

Soufflé de crema agria con cerezas

Bodega

La bodega de Museum es completa, eso sí, no tanto como la de otros restaurantes de la zona, en concreto el ya comentado Fuch (ver aquí nuestro artículo). Para la cena escogimos un Ribera del Duero, presente en la carta de vinos como otras denominaciones de origen españolas e internacionales.

Sobremesa

La verdad es que, al calor del lugar y a lo acogedor que resulta el mismo, la sobremesa es uno de los puntos fuertes de Museum, en parte facilitada por el servicio del restaurante, el cual no presiona de ninguna manera para abandonar la mesa.

Servicio

En línea con otros restaurantes de la zona, diremos que el servicio raya a una gran altura, facilitando la elección de comida y vino.

Precio

Considerando la posible variación en precio en función del vino elegido, la cuenta en Museum se va fácilmente a los 70 euros por cabeza. En ocasiones especiales – Navidad es un ejemplo – se suelen ofrecer menús cerrados por precios bastante similares al antes reseñado pero con la facilidad de evitar la elección de uno u otro plato.

Conclusión

Museum es sin duda una visita obligada si uno pasa unos días en la zona de Arlberg, siendo quizás la mejor opción de restaurante en St. Anton. El contexto en el que se ubica invita, adicionalmente, a explorar el museo, algo que nosotros no hicimos por falta de tiempo…

Multimedia

Fotos

Todas las fotos, junto con las que hicimos del interior del local, se pueden ver aquí, en nuestro mural de Rincones Secretos en Flickr. Si no es fácil encontrar la información os recomendamos que visitéis nuestras galerías personales en Flickr (naialor –aquí-, monthy –aquí- y marylebone – aquí-) ya que está toda la información mejor organizada por carpetas. En cualquier caso, el álbum del Museum está aquí -.

Acceso a fotografías

Comentarios

2 Respuestas to “Museum – St. Anton (Austria)”

Trackbacks

Mira lo que otros han dicho de este artículo...
  1. [...] Si bien los que opten por una copa tranquila preferirán el Ski Museum – cena incluida (ver aquí nuestro artículo) – o el vecino Underground – a donde se puede llegar igualmente esquiando – la mayoría se [...]

  2. [...] duda Museum (ver aquí nuestro artículo) se lleva la palma, a nuestro juicio, como el mejor restaurante de la localidad. Sofisticado y [...]



Déjanos tu opinión

Escribe tu comentario...
y si quieres dejar una foto junto con tu comentario puedes coger una en gravatar!