Sirocco Sky bar – Bangkok

Sirocco & Sky Bar - Bangkok

Sirocco & Sky Bar - Bangkok

Cuando le conté que me iba durante 35 días, me miro un tanto perplejo. Claro, ¿quien le iba a preparar sus tan deseadas copas? Pero en su rostro pude distinguir, aunque muy sutil, un principio de sonrisa…

Por fin llegue a Bangkok, ¡después de tantas horas de vuelo! Cansado o no, me disponía a salir. El exceso de adrenalina, por estar nuevamente en Asia, me daba la energía necesaria. Ya en el taxi, y después de negociar un rato el precio y con el cabreo del taxista aun latente (decidí que si no ponía el taxímetro me bajaba) nos pusimos en marcha al Sky bar ubicado en el ático, planta 63, del Lebua State Tower Hotel (goza de reconocimiento , pero se volvió un poco más popular después de la película Hangover 2) el recibimiento fue espectacular desde que baje del taxi, me guiaron al ascensor y una vez fuera de este…. ahí estaba Bangkok en toda su magnitud, simplemente increíble, de fondo sonaba el mejor jazz en directo, con un tridente de contra bajo, batería y trompeta y de frente se encontraba esa barra circular como suspendida en el cielo con una nube de clientes, tan atestada de personas que por un segundo pensé en ir a otro lado, pero con ese marco espectacular y haciendo acopio de fuerzas, me metí en la masa. ¿Acaso todos pensamos lo mismo? ¿Cómo irte? ¿cómo no disfrutar de esas vistas?

Sirocco Sky bar - Bangkok

Sirocco Sky bar - Bangkok

A mi lado un par de amigos estaban alagando su copa, un whisky sour que invitaba a ser bebido, así que me pedí uno y luego otro. Con mi copa en la mano recorrí toda la circunferencia del bar, como pude, para ver e intentar grabar en mi memoria esas espectaculares vistas.

Sirocco Sky bar - Bangkok

Sirocco Sky bar - Bangkok

El público, muy elegante (no se puede entrar en pantalones cortos), es de lo mas variopinto y ávido de mantener conversación. Extrañe un poco al cliente local. Los únicos tailandeses eran los empleados que estaban tan atareados que era imposible charlar con ellos. Me pido la penúltima y con ella la cuenta, ¡maldito precio internacional! (16 euros el coctel). Pero valió la pena. Buena manera de comenzar mi viaje alrededor del mundo. Comienza la cuenta regresiva, me quedan 34 días por delante… Supe en ese momento a que se debía la sonrisa sutil de Pablo (aka Monthy), volvería yo de mi viaje con buenos rincones secretos

Déjanos tu opinión

Escribe tu comentario...
y si quieres dejar una foto junto con tu comentario puedes coger una en gravatar!