Balthazar Restaurant – Nueva York (Estados Unidos)

Exterior

Exterior

Si bien asociado típicamente al brunch de fin de semana, Balthazar se ha convertido hoy en día en un lugar de referencia de la Gran Manzana en donde uno indistintamente desayuna, come o cena, a la vez que se puede tomar un cocktail en su bar o comprar pan artesanal o pastas en su sección de panadería. Localizado en el siempre de moda barrio del Soho de Nueva York (ver aquí nuestro artículo general sobre la ciudad) Balthazar se erige como una brasserie francesa del estilo de Pastis (ver aquí nuestro artículo) si bien con mayor variedad de cocina – francesa fundamentalmente – que este último. Permanentemente lleno, a cualquier hora del día, y con una mezcla de turistas y locales, la reserva se hace imprescindible en fin de semana y particularmente al mediodía. Bullicioso y animado, cuenta con unos precios intermedios y con opciones variadas al alcance de todos los bolsillos.

Cuando uno deambula por el Soho neoyorquino se da cuenta de la evolución de un barrio que poco a poco se ha convertido en una de las zonas más de moda de una ciudad que siempre lo está. Al calor de las tiendas de diseño y las galerías de arte ha surgido una gran variedad de restaurantes, particularmente enfocados a un público joven que generalmente visita el barrio para hacer compras, particularmente los turistas, y quiere disfrutar de una restauración rápida, actual y a un precio razonable. Balthazar es un buen ejemplo de flexibilidad y adaptabilidad a los gustos y costumbres de muy diferentes tipos de público.

El restaurante se configura como una brasserie francesa, algo que se aprecia en su exterior, con unos toldos rojos que no pasan desapercibidos. El interior cuenta con varias zonas, fundamentalmente el comedor y la barra de bar, donde disfrutar de un aperitivo a cualquier hora del día. La planta inferior únicamente alberga unos baños genuinamente americanos, como si de un local de los anos 20 se tratase.

Bar de ostras y otros productos del mar

Bar de ostras y otros productos del mar

Adicionalmente otros espacios y rincones se dejan notar, como la sección dedicada a las ostras – entre el comedor y el bar – o las enormes vitrinas que muestran el pan y la repostería de la cual uno puede disfrutar en el restaurante o en su casa y, sin duda, de lo mejor en Nueva York en cuanto a panadería/pastelería se refiere.

Sección de panadería desde el exterior

Sección de panadería desde el exterior

El comedor en sí es el típico de una brasserie francesa con sus mesas de mármol, mucha madera, particularmente separando las distintas sub-zonas del mismo y como no, un espacio ínfimo entre mesa y mesa, algo que aumenta si cabe más el bullicio y por qué no, el ruido del local.

Vista del comedor

Vista del comedor

Podríamos hablar largo y tendido de las opciones que ofrece Balthazar ya que, no en vano, cuenta con menús diferenciados para desayuno, brunch de fin de semana, comida, cena, postres y vinos, cada uno con sus peculiaridades y sus matices, pero no pretendemos aburrir ya que, además, los menús se actualizan permanentemente en la web del restaurante. Sin embargo, si merece la pena pararnos en las especialidades del local así como en nuestro reciente paso por el mismo.

El menú de brunch es sin duda la estrella del lugar, combinando platos clásicos de brasserie francesa – el steak tartare es un buen ejemplo – con otros típicos de brunch – todo tipo de huevos y tostadas – pasando por las ostras o los mejillones, visibles en todo momento en la zona dedicada a los mismos dentro del comedor. Adicionalmente ensaladas de todo tipo, sándwiches y pastas completan un elenco variado al gusto de cualquier tipo de cliente.

Los menús de comida y cena, bastante parecidos entre sí, incorporan platos ce cocina francesa con otros típicamente americanos. Así, a las tartaletas rellenas de todo tipo de carnes y vegetales, al mencionado steak tartare o incluso a la “Bouillabaisse” – sopa de pescado típica en el sur de Francia – se unen las costillas de ternera o las hamburguesas. Adicionalmente y en pescados, una buena variedad desde trucha a salmón y con una dorada a la plancha muy recomendable. Conviene decir que, tanto en el menú de comidas como en el de cenas cada día ofrece una especialidad, la cual no necesariamente tiene por qué estar en el menú de otro día de la semana.

Nuestra reciente experiencia en Balthazar consistió en una breve comida que a la vez sirvió como parada obligada en un siempre ajetreado día de compras. Sin mayores complicaciones decidimos escoger un chicken club, sándwich que incluía de igual modo una generosa ración de patatas fritas.

Chicken club

Chicken club

Adicionalmente, los fettucini de la casa, servidos con setas, espinacas y queso parmesano.

Fettucini de la casa

Fettucini de la casa

Para finalizar y como colofón a una breve comida, un postre para compartir, el cual consistió en una Tarta Tatin de manzana con crema inglesa y helado de vainilla. Capítulo especial merecen los postres, antes no aludidos, con fijos como los Profiteroles, la Tarta de chocolate con helado de chocolate blanco o la Crème Brûlée y variados como la tarta del día, salida de la considerada como una de las mejores panaderías y reposterías de Nueva York

La carta de vinos es completa, extensa y ciertamente profunda en cuanto a caldos franceses se refiere, incluyendo vinos y champagnes de las principales regiones de Francia con precios al alcance de cualquier bolsillo. Adicionalmente cuenta con una barra de bar donde disfrutar

Respecto al precio decir que el mismo se sitúa en media, para una comida o cena con vino, en los $ 50 por persona, si bien un desayuno o brunch se sitúa maas en el entorno de los $ 30 por persona.

Hemos subido más fotos de Balthazar aquí, nuestro mural de Rincones Secretos en Flickr. Si no es fácil de encontrar os recomendamos que visitéis nuestras galerías personales en Flickr (naialor -aqui-, monthypm -aquí- y marylebone -aquí-) ya que está toda la información mejor organizada por carpetas. La carpeta de Balthazar está aquí.

En conclusión, Balthazar es un sitio que hay que conocer al menos una vez, ya no sólo por lo que representa en cuanto a cultura culinaria de Nueva York en general y del Soho en particular sino también por la comida en sí, particularmente en lo que a brunch se refiere. Adicionalmente, probar su pan o alguno de los productos que salen de su sección de repostería es casi una obligación en el que es considerado uno de los mejores hornos de pan, bollería, tartas y pastas de todo Nueva York. En fin, que visítenlo, véanlo y que ustedes lo disfruten..Y si quieren repetir, opciones no les van a dejar de faltar…

Valoración – 7/10

 

Balthazar Restaurant

Lugar: Nueva York – Estados Unidos

Dirección: 80, Spring Street; 10012 Nueva York

Teléfono: +1 212 965 1414

Web: http:// www.balthazarny.com

Comentarios

4 Respuestas to “Balthazar Restaurant – Nueva York (Estados Unidos)”
  1. romina dice:

    La ciudad es de esas que atrapan, y si enciam tienen hoteles como este mas.
    La comida y los menus son de excelencia en gusto y servicio.
    Todo <a onmouseover="this.innerHTML=http://nueva.york.guia-de-hoteles.com/ "Nueva York tiene lugares maravillosos.

  2. marylebone dice:

    Gracias Romina,
    Balthazar es un restaurante no un hotel.
    En cualquier caso gracias por tu comentario.
    Saludos,
    Marylebone

  3. Gorkel dice:

    Buenas.

    Muy buena descripción del lugar. Estuvimos el domingo 27 de Agosto de 2011, justo en el momento en el que el huracán Irene dejaba la ciudad. Tiendas y muchos locales cerrados, nadie en la calle, y de pronto, entramos en BALTAZHAR (no por casualidad).

    Al abrir la puerta nos encontramos con un local lleno hasta la bandera. Del silencio exterior al bullicio del local.

    Nos atiende el maitre, que, muy amablemente dentro del ajetreo que tenía en ese momento, nos dice que en 45 minutos tendríamos mesa. Vamos a la barra y antes de poder pedir algo de beber y tras un breve paso por los servicios, aparece el maitre ofreciéndonos una mesa libre, bien ubicada.

    En cuanto a lo que la manduca se refiere, pedimos para compartir una tartaleta de queso de cabra muy buena, para abrir boca. E inmediatamente, los segundos: Una hamburguesa con queso roquefort, espectacular, y un steak con patatas sencillo pero bien cocinado.

    Los camareros muy educados, pacientes y serviciales, muy bien vestidos.

    La cosa nos salió por unos 45$ cada uno.

    En resumen, repetiría y lo recomiendo.

    Saludos

Trackbacks

Mira lo que otros han dicho de este artículo...
  1. [...] se lo debemos a un amigo local. Huyendo de la aglomeración del Soho donde sitios como Balthazar (ver aquí nuestro artículo) se pueden convertir en un sufrimiento para encontrar mesa en hora punta, Tribeca Bread ofrece una [...]



Déjanos tu opinión

Escribe tu comentario...
y si quieres dejar una foto junto con tu comentario puedes coger una en gravatar!