Restaurante Koko – Montreal – Canada

Mayo 8, 2010 by monthy  
Categoría Canadá

Entrada al restaurante

Entrada al restaurante

Seguimos con nuestro repaso con cuentagotas de los lugares que conocimos en el reciente viaje a la costa este canadiense. Hoy toca escribir sobre uno de los lugares que más nos ha gustado para salir a cenar en Montreal, no tanto por la calidad de su cocina como por el concepto “todo-en-uno” que ofrece ya que una cena bastante aceptable da paso a una divertida noche de copas. Otra vez lo hemos conocido gracias a la recomendación de Josh S. tal y como nos sucedió con la hamburguesería moderna y cool llamada Mbrgr (ver post aquí) y que no nos cansaremos de recomendar a todos nuestros lectores.

Vista exterior

Vista exterior

Localización

Se encuentra situado en el moderno Hotel Opus, justo en el cruce de dos de las calles más conocidas de la ciudad: Boulevard Saint Laurent y Rue Sherbrooke West. Muy cerca de aquí está la zona comercial más interesante de la calle Saint Laurent. Llegar allí es sencillo tanto en vehículo propio como en transporte público aunque quizás la mejor opción es ir en taxi o caminado si venimos de visitar las tiendas antes mencionadas. La dirección del sitio es:

Dirección: 8 Sherbrooke West – QCH2X4C9 – Montreal – Canada

Teléfono: 514.657.5656

Web: http://www.kokomontreal.com

La web ofrece información completa del restaurante y es interesante que la visitéis ya que incluso tiene la carta de platos y de vinos con sus precios. Aún así, nosotros tenemos varias fotos del lugar, de su carta de platos y de los platos que tuvimos ocasión de probar. Están todas guardadas en nuestra galería de fotos en flickr donde están unidas en el grupo correspondiente todas las fotografías que hemos hecho allí (pinchar aquí)

Ambiente

La decoración del local es moderna, cool y minimalista mezclando tonos blancos y negros en el interior del local. Las grandes cortinas blancas separan el salón de la terraza a modo de jaima ya que simula una extensa carpa digna de los sitios más fashion de la noche ibicenca. Estuvimos en verano y os aseguramos que hacía más frío dentro que fuera aunque sólo fue al principio, hasta que se fue llenando el lugar de gente muy variopinta. Cuenta con una larga barra para tomar un cocktail antes o después de cenar así como varias mesas bajas en el interior del local. El resto son mesas normales perfectamente preparadas para cenar tranquilamente o picar algo rápido. Sin embargo, las mesas y las sillas no resultan tan cómodas como cabría esperar ya que son de tamaño reducido aunque sí están bien separadas entre sí. Desde luego, nuestras fotos no hacen ninguna justicia al lugar e insistimos en recomendar que visitéis la web oficial del restaurante.

Barra

Barra

Los viernes y sábados por la noche el lugar se anima mucho y se convierte en un auténtico bar de copas. La música al principio es de tipo chill-out y poco a poco va cambiando a medida que pasa la noche. Quizás está un poco más alta de lo que debiera, especialmente a primera hora.

Carta

La carta de platos cuenta con muchas variantes pero responde a ese estilo conocido como pacific-rim que mezcla platos orientales con algunos típicamente americanos. De primero se pueden compartir varios entrantes. Desde ensaladas y verduras hasta platos típicamente japoneses como son los makis, sashimi,  o dumplings. Entre las Carnes podemos encontrar las típicas costillas norteamericanas (ribs), un gran entrecot así como algún plato más oriental que mezcla pollo, pato y cordero. De pescado, tenemos alguno como marisco en tempura, salmón o bacalao.

Luego, no faltan los acompañamientos de diverso tipo como es el caso de los diferentes tipos de arroz, de tallarines, patatas fritas o verduras variadas.

La carta de postres cuenta con varios platos de chocolate lo que siempre nos encanta y nos pone en la duda sobre cuál elegir. Todos ellos sobre los 9 CAD$.

Merece la pena que echéis un vistazo a las fotos que hemos subido a nuestro álbum en flickr de los platos que tomamos aunque posteriormente pasaremos a comentarlos. Mirar más abajo en la zona de Multimedia para acceder a todas las fotos de este artículo.

Nuestra experiencia

Pedimos varios platos para compartir y así poder ir probando diversas copas tal y como nos suele gustar hacer en los restaurantes orientales. Quizás, los calamares conque iniciamos la cena fueron los más flojos tanto en sabor como en tamaño.

calamares

calamares

Los dumplings estaban espectaculares así como los noodles, algo más gorditos de lo que estamos acostumbrados pero que resultan riquísimos (parecían tallarines tailandeses)

Los dumplings

Los dumplings

Terminamos con el Pollo thai al curry que estaba bastante bien aunque le sobraba alguna especia que otra. Lo mejor fue el toque picante del curry, perfecto!

noodles

noodles

Finalizamos la cena con un postre de chocolate que mezclaba una especie de mousse de chocolate frío con toque de caramelo y buen contraste con el plátano frito caliente que lo acompaña. Quizás tuviéramos suerte pero fue una magnífica elección.

mousse de chocolate frío con toque de caramelo

mousse de chocolate frío con toque de caramelo

Bebidas

La carta de vinos es bastante cara y no ofrece tanta variación como otros restaurantes de cocina más elaborada que tuvimos ocasión de visitar en la ciudad. Quizás se centra más en una buena oferta en el campo de los licores y destilados así como en el mundo de los cocktails que los preparan bastante bien. Nosotros pedimos un vino español, del priorat llamado Barranc dels closos cuyo coste de 57 CAD$ no compensó en absoluto la calidad del vino. Bastante flojo aunque si nos hubieran cobrado 15 euros a lo mejor salíamos con otro sabor de boca ya que no era malo del todo…

Sobremesa

Todo depende del ambiente de cada cual y de las ganas de pasar una noche más o menos animada pero está claro que la parte post-cena es uno de los mejores valores de este lugar. Los fines de semana tiene mucho ambiente y es un lugar de encuentro de mucha gente joven.

Detalle de mesa

Detalle de mesa

Servicio

Muy bueno en cualquier momento. Como ya hemos comentado en otros artículos es algo tal habitual en el país que ya no sorprende pero lo que está claro es que son rápidos, jóvenes, simpáticos y muy profesionales.

Precio

Nuestra cena costó unos 80 CAD$ por persona, es decir, unos 55 euros por persona, algo caro para lo que cenamos aunque el vino desvirtúa un poco la cuenta tal y como sucede en la mayoría de los sitios de la ciudad. En general, nos parece bien el coste y el sitio merece la pena que lo conozcáis, siempre y cuando primero se compruebe que sigue estando de moda ya que sabemos que estas cosas pueden hacer cambiar mucho el sentido de un sitio así.

Conclusión

El Hotel Opus lleva abierto poco más de un dos años y el Restaurante Koko algo menos. En este tiempo tanto uno como otro han conseguido hacerse un hueco entre la clientela joven y fashion de la ciudad y eso no es fácil en ningún lugar del mundo. Cierran a las 3 de la mañana y puede ser perfectamente adecuado para ir simplemente a tomar una copa aunque nosotros cenamos bastante bien. Sin duda, es un sitio que merece la pena tener en cuenta si vais a pasar unos días a este bonita ciudad canadiense.

Multimedia

Fotos

Todas las fotos, junto con las que hicimos del restaurante, se pueden ver aquí, en nuestro mural de Rincones Secretos en Flickr. Si no es fácil encontrar la información os recomendamos que visitéis nuestras galerías personales en Flickr (naialor –aquí-, monthy –aquí- y marylebone – aquí-) ya que está toda la información mejor organizada por carpetas. En cualquier caso, el álbum de Koko está – aquí -.

Acceso a fotografías

Déjanos tu opinión

Escribe tu comentario...
y si quieres dejar una foto junto con tu comentario puedes coger una en gravatar!