Barnsley House – Barnsley, Gloucestershire (Reino Unido)

Vista de los jardines y de la Main House

Vista de los jardines y de la Main House

Hace no mucho comentábamos nuestra experiencia en The Village Pub (ver aquí nuestro post), en Barnsley, en pleno corazón del condado de Gloucestershire y por ende de los Cotswolds. Precisamente nuestro conocimiento de dicho pub-restaurante se debió a una estancia de fin de semana en Barnsley House. Elegido como uno de los mejores hoteles rurales del Reino Unido, Barnsley House es una antigua Manor House del S. XVII, totalmente reformada y acomodada a los estándares actuales pero sin perder un ápice de su encanto. Teniendo detrás de su renovación a Rosemary Verey – una referencia en la jardinería inglesa – no es de extrañar que el hotel cuente con unos jardines dignos de mención y, escondidos en medio de los mismos, hasta un cine privado y un más que notable “garden-spa” con piscina exterior incluida. El restaurante de cocina británica The Pottager y la zona de bar anexa al mismo completan la oferta de Barnsley House.

Localización

Al igual que The Village Pub, el hotel se encuentra situado en el pueblo de Barnsley, un pueblo en la carretera que conduce de Cirencester a Bibury, siendo su dirección exacta:

Dirección: Barnsley – GL7 5EE Barnsley, Cirencester, Gloucestershire

Teléfono: + 44 (0) 1 285 740 000

Web: http://www.barnsleyhouse.com/

Decoración

Ya lo habíamos experimentado en el pasado con visitas a hoteles como Babington House (ver aquí nuestro artículo) y Barnsley House nos ofreció esa sensación de trasladarse a épocas pasadas pero sin renunciar a las comodidades de las presentes. Y es que no se puede disociar Barnsley House de su entorno, en plena campiña inglesa, rodeados de enormes extensiones verdes y animales estabulados y pastando a su libre albedrío.

Entrada principal al hotel

Entrada principal al hotel

Los orígenes de Barnsley House se remontan a la casa de piedra del S. XVII rodeada de jardines que recibe al huésped. El siguiente video es un fiel reflejo de la majestuosidad del conjunto.

Restaurada y renovada hace unos años de la mano de Rosemary Verey se fue ampliando mediante la adición de nuevas construcciones entorno a la misma.

La casa principal – Main House – es entorno a la cual gira la vida del hotel ya que, al margen de ofrecer varias habitaciones en los pisos superiores, ubica, en su planta baja, el restaurante The Pottager y la zona de bar, rodeados estos últimos con distintas estancias a modo de biblioteca y otros salones donde disfrutar de la lectura, del relax o de los cocktails y combinados del propio bar.

Vista del interior

Vista del interior

El ambiente de los mencionados espacios comunes es muy cálido y acogedor, algo que propician las distintas chimeneas que calientan las estancias. Los colores son fundamentalmente ocres y naranjas siendo la madera la principal protagonista.

Chimenea en pleno rendimiento

Chimenea en pleno rendimiento

Las otras alternativas de alojamiento se ofrecen en construcciones anexas, todas ellas a modo de subunidades independientes y en dos plantas, en versión habitación o suite.

Las 18 estancias ofrecidas, de las cuales 11 son suites – tanto en la Main House como en el resto de construcciones – se diferencian por el tamaño, vistas y servicios ofrecidos tales como la disponibilidad de zonas independientes a modo de salón, la oferta de bañeras al margen de la ducha, etc.

La clientela que elige el hotel es de un perfil alto y elegante, mucha de ella venida de Londres para pasar el fin de semana ya que, no en vano, la distancia por carretera es inferior a las 2 horas.

Habitación (nuestra experiencia)

Nos alojamos en una Stable Yard Suite, en la parte de Barnsley House pegada a la zona de establos, hogar de vacas, cerdos y demás animales, un entorno indisoluble del hotel tal y como antes comentábamos. La llegada al hotel y a la estancia no puede ser de lo más agradable ya que no hay que hacer el check-in de rigor sino únicamente dirigirse a la Main House donde una habitación subterránea se configura a modo de recepción. Desde allí el huésped es conducido a su estancia, en nuestro caso no demasiado apartada de la casa principal y a la que se accede tras traspasar una puerta exterior por la que se accede al recinto de suites y habitaciones vecina a la zona de establos.

Exterior de la Stable Yard Suite

Exterior de la Stable Yard Suite

La estancia se compone de 2 alturas con la habitación principal a ras de suelo – cuarto de baño incluido – y una estancia en el piso superior a modo de salón.

En el piso inferior destaca la cama King Size y a cuyos pies se ubica el set de TV. Adicionalmente y como elemento más llamativo de esta estancia se encuentra la bañera, de estilo antiguo y donde relajarse después de una jornada de visita turística o caminata por la campiña inglesa.

Vista de la cama

Vista de la cama

El cuarto de baño se sitúa en uno de los lados de la habitación, completo, con doble lavabo y un espacio de ducha más que considerable.

Bañera

Bañera

En el piso superior se ubica un mini salón, con un sofá y una mesa baja. Completa la estancia un mueble repleto de opciones de té y café sobre el cual destaca una pantalla de TV son todo el pack de Sky TV al completo.

Estancia en el piso superior

Estancia en el piso superior

Se ofrece igualmente un servicio de Internet vía Wi-fi gratuito, algo de agradecer dada la deficiente cobertura telefónica de la zona donde se ubica el hotel.

Servicios

El hotel ofrece múltiples alternativas para el ocio y el relax. Quizás la más obvia y no tan exclusiva del propio hotel son las múltiples rutas que recorrer en bicicleta o andando. Para ello el hotel ofrece gratuitamente bicicletas, botas de agua y otros tipos de indumentaria adecuada para dichas actividades.

El resto de servicios se centran en la restauración, el relax y el ocio.

Comenzando por los primeros destaca su restaurante The Pottager, local donde tanto se sirve el desayuno como las comidas o cenas a la carta.

Vista de The Pottager

Vista de The Pottager

Espacio abierto a una parte de los jardines del complejo destaca por lo acogedor que resulta, ofreciendo una cocina británica de corte moderno y con algún plato de gastronomía mediterránea.

Nosotros pudimos conocerlo gracias a una cena el mismo día de nuestra llegada así como a sendos desayunos durante el fin de semana en que nos alojamos en Barnsley House. El restaurante es aceptable pero sin más, en la línea de lo que se esperaba, si bien los desayunos nos parecieron más que notables, con distintas opciones en forma de Continental, Full English Breakfast, etc. combinando dulces y salados. Más que destacable su bollería, oferta en frutas y distintos tipos de huevos preparados de múltiples maneras.

Huevos

Huevos

El bar anexo a The Pottager es un pequeño espacio en donde el barman prepara los combinados y los sirve en las estancias configuradas entorno al mismo, las cuales disponen de sofás y mesas bajas entorno a las cuales se puede uno sentar y relajarse.

Zona de bar

Zona de bar

Saliendo al exterior destacan los jardines del complejo, cuidados a más no poder y con distintos espacios donde disfrutar del relax admirando las esculturas y otros elementos decorativos de los mismos.

Vista de parte de los jardines

Vista de parte de los jardines

Los mismos incluyen hasta una especie de templo donde se pueden celebrar bodas y otro tipo de celebraciones.

Templo

Templo

Siguiendo el recorrido por los jardines uno se topa con el cine, un espacio cerrado a modo de cine privado y que se puede reservar para disfrutar de las mejores películas en soledad o con familia o amigos.

Para finalizar el recorrido, el “garden-spa”. Se trata de un espacio ubicado al final de la zona ajardinada, escondido y apartado de la casa principal. El spa cuenta con una zona interior, presidida por una recepción inicial en donde reservar los tratamientos.

Entrada al garden-spa

Entrada al garden-spa

Adicionalmente y al margen de los vestuarios ofrece zonas de sauna y baño turco, varias salas de tratamientos y un salón donde relajarse al calor de la chimenea y en donde se ofrece agua y frutas varias, entre otros.

En el exterior se ubica la piscina de agua caliente, una gozada en las épocas más frías del año, no demasiado grande pero con distintas opciones en chorros para la espalda, cuello, etc.

Piscina exterior

Piscina exterior

Precio

No vamos a engañar a nadie diciendo que el hotel es económico ya que, en la línea de este tipo de establecimientos rurales en el Reino Unido, las tarifas son altas y la disponibilidad es siempre complicada por el reducido número de habitaciones ofrecidas y el tirón de esta zona tan próxima al entorno de Londres.  Las tarifas de las habitaciones más sencillas se sitúan en media en las £ 250 por noche, un importe que fácilmente asciende a las £ 400 por noche en el caso de las habitaciones y suites de las estancias de perfil medio-alto, pudiendo llegar a las £ 600 por noche en las más caras.

Conclusión

Si uno busca un fin de semana romántico cerca de Londres Barnsley House es posiblemente una de las mejores opciones. Campiña donde pasear y no aburrirse, rutas en bicicleta, pueblos preciosos atravesados por ríos, en definitiva, los Cotswolds en estado puro. Si a ello le añadimos las opciones en restauración, los jardines y, sobre todo, el “garden-spa”, el conjunto suena de lo más atractivo….

Multimedia

Fotos

Todas las fotos de Barnsley House se pueden ver aquí, en nuestro mural de Rincones Secretos en Flickr. Si no es fácil encontrar la información os recomendamos que visitéis nuestras galerías personales en Flickr (naialor –aquí-, monthy –aquí- y marylebone – aquí-) ya que está toda la información mejor organizada por carpetas. En cualquier caso, el álbum de Barnsley House está aquí -.

Vídeos

Podéis ver aquí todos los vídeos de Barnsley House en nuestro grupo de Rincones Secretos en Youtube

Déjanos tu opinión

Escribe tu comentario...
y si quieres dejar una foto junto con tu comentario puedes coger una en gravatar!