Hotel du Palais – Biarritz (Francia)

Vista desde el exterior

Vista desde el exterior

Abríamos boca con nuestro post sobre el restaurante Villa Eugénie (ver aquí nuestro post) y es ahora el momento de hablar del marco en donde se encuentra dicho restaurante: el Hotel du Palais de Biarritz. Con un pasado como pocos, el hotel actual se concibió como palacio real en épocas de Napoleón III y su mujer Eugenia de Montijo, los cuales escogieron esta residencia para pasar sus veranos. Desde entonces ha sido una referencia para nobles, aristócratas, actores, actrices y un largo etcétera de personalidades que han convertido a este hotel en uno de los más reconocidos, ya no sólo de Francia sino del mundo entero. Hotel de 5 estrellas gran lujo, con el sello de Leading Hotels of the World, ha sabido adaptar su estilo propio de la Belle Epoque a las épocas actuales, conservando su esencia señorial. Sus vistas a la Grande Plage, sus piscinas y jardines exteriores, la oferta en restaurantes – uno de ellos galardonado con Estrella Michelin – al mando del afamado Jean-Marie Gautier y el Spa Imperial son algunos de los alicientes de un hotel de capricho que, si uno puede, hay que conocer alguna vez en la vida.

Localización

El hotel es un balcón al Cantábrico y a la Grande Plage de Biarritz, la playa de los surfers por antonomasia y gran atracción turística de la ciudad vascofrancesaAl final de la Grande Plage, la dirección exacta del Hotel du Palais es:

Dirección: 1, Avenue de l’Impératrice – 64200 Biarritz (Francia)

Teléfono: +33 (0) 559 41 64 00

Web: http://www.hotel-du-palais.com

Decoración

El Hotel du Palais es uno de esos hoteles que no deja indiferente a quien lo visita y, mucho menos, a quien en él se aloja.  Detrás de unas fachadas imponentes, típicas del palacio real que fue, se esconde un interior más digno de mitad del Novecento o la Belle Epoque que del Siglo XXI.

Entrada al hotel

Entrada al hotel

El hotel, sin embargo, ha sabido adaptarse a los tiempos que corren en cuanto a servicios y comodidades de los que luego hablaremos con un entorno digno de resaltar.

Vista de la Grande Plage

Vista de la Grande Plage

En sus zonas comunes abundan los dorados en cuanto a decoración e incluso a mobiliario se refiere. Muebles recargados, alfombras por doquier y mucho mármol son la esencia del hotel.

Hall de entrada

Hall de entrada

El hotel cuenta con una amplia zona exterior, con piscinas, terraza y jardines, los cuales permiten un acceso directo a la playa.

Acceso a la zona de terraza

Acceso a la zona de terraza

En el interior y al margen del Spa, del que luego hablaremos, destaca la planta baja, donde se ubica la zona de piano-bar y los 2 restaurantes principales del hotel.

El hotel cuenta con 132 habitaciones y 22 suites, las primeras en dos variantes y las segundas clasificadas en 3 grupos. Unas y otras no difieren tanto en decoración como en tamaño y, por que no decirlo, en historia.

Las habitaciones se dividen en clásicas y de lujo – donde nosotros nos alojamos – diferenciadas fundamentalmente en tamaño (unos 27 m2 de las primeras por unos 35 m2 de las segundas) y cuentan con todo tipo de comodidades de hoy en día.

Las suites, dependiendo de su historia, se dividen en Suites Reales, Imperiales y Otras Suites.

Vista de una suite

Vista de una suite

En las Suite Reales se conjuga un estilo común con el de las habitaciones y toques más exóticos como los muebles de madera de teca.

Las Suite Imperiales son sustancialmente maas grandes y miden entre 60 y 75 m2, un mini piso dentro del hotel, llegando a tener 2 y hasta 3 dormitorios.

En el grupo de Otras Suites se incluyen otras suites con un estilo independiente cada una de las mismas y con un menor tamaño que las anteriores.

Después de haber pasado por el palacio y posteriormente por el hotel personajes de la talla de Alfonso XIII, la Emperatriz Sissi, Sir Winston Churchill o Frank Sinatra, obvia decir que la clientela que se aloja en el mismo es de clase muy alta, tanto francesa como internacional.

Habitación (nuestra experiencia)

Nos alojamos en una habitación de lujo en nuestra estancia en el Villa Eugénie, con vistas directas a la entrada principal del hotel y a los jardines que conducen a la verja de entrada.

Vista de la entrada del hotel

Vista de la entrada del hotel

La habitación se dividía en 2 partes claramente diferenciadas. Por una parte, la propia entrada conduce a la estancia principal donde se ubica, fundamentalmente la cama, una mesa de trabajo y, finalmente, una mesa de café y un par de butacas.

La cama es muy cómoda y amplia, tamaño King Size.

Cama

Cama

La segunda estancia es en realidad un vestidor, antesala del cuarto de baño.  Este último, todo en mármol, se compone de bañera, una ducha separada y un aseo independiente, muy común en Francia. Amplio, destacan sus 2 lavabos así como los sets de higiene y belleza con productos elaborados por marcas de lujo para el Hotel du Palais.

Lavabos

Lavabos

La habitación cuenta con un equipo audiovisual en la estancia principal  con un equipo de TV con pantalla plana LCD – incluyendo canales de cable y Pay per View – así como un servicio de Internet vía Wi-fi y cable de carácter gratuito.

Servicios

El que se aburre en Biarritz en general y en el Hotel du Palais en particular es porque realmente quiere. A una ciudad de veraneo y, sobre todo, a un entorno privilegiado en pueblos de playa y montaña, se une un hotel con una variedad de servicios digna de mención.

Cumplida cobertura dimos a los servicios de restauración en nuestro post sobre Villa Eugénie (ver aquí nuestro post) pero no ésta de más recordar que al galardonado Villa Eugénie se unen La Rotonde, con inmejorables vistas al mar y, en el exterior y con un ambiente más distendido, L’Hippocampe.

Hablando de La Rotonde mencionar que se puede usar a modo de sala para organizar eventos o congresos, con una capacidad para más de 500 personas.

La Rotonde

La Rotonde

En otra categoría de servicios se incluyen los de bienestar y entre los cuales destaca sobremanera el Spa Imperial. Se trata de un spa de 3000 m2 con vistas al mar. Se compone de una piscina climatizada, zona de jacuzzi, sauna y baño turco, estos dos últimos separados según sexo. Productos de Guerlain y un abanico importante de tratamientos terapéuticos completan la oferta de uno de los principales alicientes del hotel.

Spa Imperial - Piscina climatizada

Spa Imperial - Piscina climatizada

La zona de spa cuenta igualmente con un salón para relajarse y disfrutar de bebidas y comidas saludables.

El hotel cuenta igualmente con un gimnasio, ubicado una planta por encima del Spa y dotado de los principales medios y aparatos.

El servicio de peluquería completa la oferta de servicios en el interior del hotel.

Ya en el exterior destacan las piscinas, una para adultos, otra para niños, colindantes con el restaurante L’Hippocampe y divisables desde la terraza-bar habilitada en épocas de clima más benigno.

Piscina exterior

Piscina exterior

Precio

No podía ser de otra manera pero una noche en el hotel, alojado en la habitación  más sencilla, rara vez bajará de los € 450 por noche. De las suites ya ni hablamos ya que, como era de esperar, se ofrecen a precios aptos para muy pocos bolsillos.

Conclusión

El Hotel du Palais es un hotel para un viaje especial o como capricho ya que, por desgracia, sus tarifas lo hacen muchas veces inasumible.

Estatua en los jardines

Estatua en los jardines

Da gusto comprobar como hoteles tan clásicos se adaptan tan bien a los tiempos que corren. Lo dicho, para un capricho…

Multimedia

Fotos

Todas las fotos del Hotel du Palais se pueden ver aquí, en nuestro mural de Rincones Secretos en Flickr. Si no es fácil encontrar la información os recomendamos que visitéis nuestras galerías personales en Flickr (naialor –aquí-, monthy –aquí- y marylebone – aquí-) ya que está toda la información mejor organizada por carpetas. En cualquier caso, el álbum del Hotel du Palais está aquí -.

Déjanos tu opinión

Escribe tu comentario...
y si quieres dejar una foto junto con tu comentario puedes coger una en gravatar!