Hotel Bristol – Varsovia (Polonia)

Exterior

Exterior

Si hay un hotel histórico en Varsovia ese es el Hotel Bristol, de la Luxury Collection de la cadena Starwood Hotels. En una ciudad donde predominan los hoteles ejecutivos como el Intercontinental, el Hilton, el Radisson, el Mariott o el Sofitel por citar alguno de los más importantes, el Bristol, situado donde anteriormente se ubicaba un palacio decimonónico, transmite un aire de grandeza cultivado a lo largo de su rica y variada historia y sus visitantes ilustres, únicamente igualado por el Hotel Europejski que pronto reabrirá sus puertas. Inicialmente concebido como un icono del Art Nouveau que nunca llegó a ser, el edificio actual conserva su fachada renacentista y un interior clásico con la elegancia del Art Deco por bandera. Inmejorablemente situado en el centro histórico de la capital polaca ofrece un servicio impecable y un toque de elegancia y distinción que lo diferencian del resto de alternativas en la ciudad.

Localización

Flanqueado por el Ayuntamiento de la ciudad y el Palacio Presidencial, el Hotel Bristol se sitúa en el centro de Varsovia, a escasos metros de la Plaza del Castillo Real y la comercial y elegante calle Nowy Swiat. Su dirección exacta es:

Dirección: Krakowskie Przedmiescie 42/44 – 00325 Varsovia (Polonia)

Teléfono: + 48 (0) 22 551 1000

Web: http://www.hotelbristolwarsaw.pl/en

Decoración

Antes de entrar en los pormenores de la decoración del Hotel Bristol conviene recordar un poco su historia. Promovido por uno de los hombres de estado de referencia en la nación polaca – Paderewski –  fue concebido originalmente como un hotel en un solar donde anteriormente se ubicaba el Palacio Tarnowski.

Vista exterior nocturna

Vista exterior nocturna

Vivió su esplendor en el periodo intermedio entre las 2 Guerras Mundiales en particular en la decadente Varsovia de los años 20 y principio de los 30 para posteriormente convertirse en Cuartel General de las tropas alemanas en la ciudad durante la 2ª Guerra Mundial, algo que le salvó de su destrucción.

Posteriormente habilitado como hotel nunca volvió a florecer como en el pasado, convirtiéndose posteriormente en biblioteca hasta que en las décadas recientes fue regenerado como hotel y restaurado convenientemente para que recuperase sus raíces originales y erigirse en la referencia hotelera que fue y es hoy en día en la ciudad.

No es de extrañar que desde Picasso a Domingo, de Dietrich a Thatcher el hotel haya acogido a la flor y nata de los ilustres visitantes de la ciudad así como haber servido de ambientación para numerosas novelas de espías.

Hall de entrada

Hall de entrada

Lo primero que sorprende del hotel es su fachada, de corte Neo-Renacentista y que destaca por su blanco inmaculado fruto del relativamente reciente “lavado de cara” del mismo.

Una vez que uno traspasa el umbral del hotel la elegancia rezuma por doquier. Los techos altos y los abundantes mármoles conviven con un mobiliario típico del Art Deco y otras piezas de arte del S. XX.

Hall de entrada

Hall de entrada

El hotel ofrece 168 habitaciones y 38 suites, todas ellas caracterizadas por colores fríos, mezcla de grises y azules pálidos combinados con el papel que decora sus paredes. En los baños destacan los mármoles de color blanco que dominan la estancia.

Hasta 3 tipos de habitaciones estándar y 5 tipos de suites ofrece el Bristol, difiriendo básicamente en tamaño, desde los aproximadamente 25 metros cuadrados de las más pequeñas a los 100 metros de la impresionante Suite Paderewski, cuyo nombre se debe al hombre de estado promotor de la construcción del hotel a final del S. XIX.

La clientela que elige el hotel es de un perfil alto, con políticos, artistas, gente del espectáculo o deportistas de primer nivel entre sus visitantes más ilustres.

Habitación (nuestra experiencia)

Nos alojamos en una Bristol Suite, de unos 45 metros cuadrados y con vistas a un a un patio interior central, amplio y luminoso. La Suite se compone de una primera estancia a modo de salón y una principal a modo de habitación.

Vista del patio central

Vista del patio central

Lo primero que uno se encuentra cuando ingresa en la Suite es una recepción con un mueble con cajones y un espejo sobre el mismo.

Vista de la zona de entrada con el mueble y el espejo

Vista de la zona de entrada con el mueble y el espejo

A mano izquierda se encuentra ubicado un baño completo, todo en mármol y que no escatima en avances particularmente en la zona de la ducha.

Baño

Baño

Frente a la zona de recepción se ubica el salón con un sofá, una mesa de centro y una primera televisión. Igualmente se incluye un mueble con opciones de bebidas, en concreto té y café.

Vista de la estancia

Vista de la estancia

Posteriormente se accede a la habitación principal donde la cama King Size ocupa el espacio de central de la misma. Un armario con puertas correderas y una televisión frente a la cama completan la configuración de la estancia.

Vista de la estancia principal

Vista de la estancia principal

La Bristol Suite está decorada con un papel con motivos de flores y lámparas de cristal que cuelgan de su techo.

Se ofrece igualmente un servicio de Internet vía Wi-fi gratuito en las zonas comunes y en las Suites – en las habitaciones estándar el servicio es de pago – que completa la oferta tecnológica adicional al servicio de televisión.

Servicios

El hotel ofrece varias alternativas en restauración y ocio/relax.

Entrada al Restaurante Marconi

Entrada al Restaurante Marconi

Empezando por las primeras varían según el grado de sofisticación y el tipo de comida, desde el refinado Restaurante Marconi que ofrece platos de cocina polaca e italiana, al Café Bristol, de inspiración vienesa pero con platos más ligeros, pasando por Advinture, vinoteca con numerosas referencias internacionales o el mítico Column Bar, un bar de referencia para huéspedes y otros clientes.

Column Bar

Column Bar

En cuanto al ocio y relax las opciones se centran en el gimnasio y la zona de piscina, la cual incluye spa, baño turco y  salas de tratamientos terapéuticos.

Piscina

Piscina

Por último comentar que el hotel cuenta hasta con 10 salas de reuniones para uso ejecutivo y sala de banquetes donde celebrar bodas y otros eventos.

Precio

En cuanto al capítulo de precios diremos que el Bristol es de las opciones más caras en Varsovia en cuanto a alojamiento se refiere. Sin embargo con estándares europeos las tarifas no se ven tan elevadas pudiendo disfrutar de una habitación estándar desde los € 130-150 de media mientras que las Suites comienzan en € 200-220 en su alternativa más básica.

Conclusión

El Hotel Bristol es ese tipo de hoteles en el que uno parece ser parte de la historia y revivir el pasado del establecimiento. Con una situación privilegiada y un encanto especial el hotel es el lugar idóneo donde alojarse en Varsovia si la preferencia es la localización en el centro histórico y no ejecutivo de la ciudad. En cualquier caso un seguro de vida en una ciudad donde todavía uno se puede esperar de todo…

Multimedia

Fotos

Todas las fotos de Hotel Bristolse pueden ver aquí, en nuestro mural de Rincones Secretos en Flickr. Si no es fácil encontrar la información os recomendamos que visitéis nuestras galerías personales en Flickr (naialor –aquí-, monthy –aquí- y marylebone – aquí-) ya que está toda la información mejor organizada por carpetas. En cualquier caso, el álbum de Hotel Bristol está aquí -.

Déjanos tu opinión

Escribe tu comentario...
y si quieres dejar una foto junto con tu comentario puedes coger una en gravatar!